mercredi, mai 25, 2005

Veinte y cinco de mayo de mildoscientosdiezynueve: de Thanatos, parte I

Muy posiblemente terminaré por hacer una tesis sobre la Muerte. La Muerte a finales de la Edad Media, La Muerte en las Cruzadas (mira, ese me encantaría), testamentos, simbología en torno a la Muerte, la Muerte y el arte, sepulcros... no sé... llevo todo un año reflexionando sobre lo uno y lo otro. Cuando por fin me he puesto con un trabajo que directamente trata sobre la representación y el concepto de la Muerte en la Edad Media me doy cuenta de que apenas tengo que mirar muchos libros... podría escribir tantas páginas sin consultar nada antes... De hecho estoy descartando muchos apartados porque creo que se me van del tema. O no se van, pero no es cuestión de hacer un trabajo de 100 páginas. Ya he entregado uno de casi cincuenta y creo yo que ya basta.

¿Por qué la Muerte? El primer día que dije que quería hacer un trabajo sobre la Muerte en un curso (concretamente el trabajo que estoy escribiendo ahora, tras mucho haber leído), de repente todo el mundo se quedó en silencio, se dieron la vuelta y me miraron. Ahí, al fondo de la clase (llegué con el tiempo justo y no había sitios adelante), sóla, vestida de negro, con el pelo negro, la cara blanca... abreviando, me catalogaron como la "chunga" de la clase. Y no me lo propuse, lo juro. Tengo mucha ropa negra, también tengo mucha de otros colores y no me había propuesto vestirme así.

Es indiferente... ¿sabéis de qué querían hacer trabajos todos esos que me miraron mal? No lo recuerdo... sólo sé que una chica quería hacerlo sobre las Navidades en Zaragoza (¿¿¿¿?????) y otra sobre Soria (¿¿¿¿????). Y nadie les miró mal. Pero a mí sí, porque dije que lo quería hacer sobre la Muerte y casualmente iba de negro.

Y es que parece que es algún desacato nombrar sólo la Muerte. Está "feo" estudiar algo con esas connotaciones "macabras" y "lúgubres". Parece mentira hasta qué punto hemos llegado a hacer un tabú de lo que a fin de cuentas es un acontecimiento perfectamente cotidiano, o al menos así deberíamos considerarlo.

Hay un libro muy bueno de Philipe Ariès (gran historiador) en el que habla sobre cómo en la Edad Media la Muerte era prácticamente una ceremonia pública donde el oficiante era el agonizante. Se celebraba en su casa, cómodamente tendido en su cama. Tenía derecho a saber que estaba al borde de la Muerte, tenía derecho a convocar a sus familiares, despedirse de ellos, dejar atados todos los cabos que no quería dejar sueltos y finalmente moría. Entre los siglos XV y XVI se escribieron incluso libros sobre "El Arte de Morir", los "Ars Moriendi". Obras en las que se describía que lo correcto era morir en la cama, atar todos los cabos posibles y esperar la Muerte, porque más valía estar descansado. Cuando uno moría, su habitación se llenaba de los cortejos celestiales e infernales y San Miguel se disponía a pesar su alma. Toda clase de explicaciones para estar preparado cuando llegara el momento. No había nada más terrible que morir sin preparación previa (y si no, que se lo pregunten al padre de Hamlet).

Actualmente en cambio uno muere mucho tiempo después de haber muerto. Lo enchufan a una máquina y hasta que el corazón deje de latir, aunque el cerebro lo haya hecho hace mucho tiempo, lo haya deseado o no y lo hayan deseado sus familiares o no. Y no hablemos de desenchufar esa máquina (que tanto descanso daría a la familia), porque eso es "pecado", o "éticamente incorrecto", según el gusto y creencia de cada cual. Si sigue consciente se le niega el derecho a saber que va a morir. Ariès decía que esa persona es arrebatada de su propia custodia, que pasa a sus familiares, que se encargan de contarle la verdad sobre su estado. No puedo estar más de acuerdo.

Nadie habla de la Muerte de nadie. Se supone que por respeto a los familiares y eso, pero ¿qué respeto? No me parece que ignorar el hecho de que a alguien se le haya muerto un ser querido le ayude especialmente.

Y luego hay otro rasgo de comportamiento bastante habitual. Cuando se muere alguien cercano a tí, necesariamente tienes que sentirte muy mal, llorar y todas esas cosas. Pero ¿cómo rayos te vas a sentir destrozado por la Muerte de alguien que lleva tres meses muerto y conectado a una máquina? Nos han robado el duelo por la Muerte de las personas. Alargan tanto su agonía que ya no somos capaces de desear nada más allá de que todo termine. Y luego nos sentimos descolocados, porque sabemos que tenemos que llorar por la Muerte del pariente de turno y nos sentimos traidores porque no nos salen las lágrimas.

No he escogido el tema de la Muerte porque sea macabra, ni me guste dar mal rollo ni que me miren mal. Lo elegí porque considero que es un tema que siempre ha estado integrado en la vida del Hombre, desde el inicio de los tiempos. El modo de morir viene determinado por el modo de vivir, por las creencias de la sociedad. Y es tan misterioso para el Hombre, que las manifestaciones más originales en todos los campos van directamente dirigidas a la explicación de la Muerte. El Elfo dice que Freud explicaba que a fin de cuentas todos los sentimientos del ser humano se derivan del Amor y de la Muerte. Y que lo que se destina a la Muerte no es más que un Eros, un apego desesperado a la vida. Es eso lo que me apasiona de la Muerte. Está ahí pero la ignoramos. No queremos saber nada de entregarnos a ella, hasta el punto de inventar toda clase de sucesos para explicar que la vida prosigue. El Hombre está obsesionado con la Muerte, con escapar a ella, con vivir más años, con saber qué hay después... ¿Os habéis parado a analizar cuánto se ha escrito sobre la Muerte? Desde El Libro de los Muertos de los Egipcios hasta un artículo de Reverte que leí el otro día. ¿Os habéis parado a pensar en cuántas obras de arte se han destinado a monumentos funerarios? ¿cuántos poemas sobre la Muerte? ¿Cuánta música? ¿Por qué eludir un tema que está en la base intelectual y social del Hombre a lo largo de toda su Historia?.

Volveré sin duda sobre este tema.

De momento me entretengo en recomendaros "Crucify your Love" de Icon and the Black Roses.

Buenas noches...

13 commentaires:

Eleder a dit…

Mucha suerte con el tema. Puede ser tan interesante como instructivo. :)

Y muy de acuerdo con tus comentarios. Sólo me ha dejado algo perplejo una cosa: que, ante la innaturalidad de quien sobrevive atado a una máquina durante tres meses, parece que achacaras la "falta del buen morir" a quienes no aceptan desconectar la máquina cuando les parece apropiado. Quizás lo he interpretado mal, y sólo es que sigo viendo Amenabarcitos por todas partes :)

Pero la verdad es que el "derecho a escoger la muerte" es algo que hubiera parecido absolutamente inhumano en cualquier época de la historia; equivalía esencialmente al suicidio (aunque algunos tipos de suicidios podían verse al menos categorizados positivamente, como el dejarse morir por amor... lo que nos acerca a la cuestión chesternoniana de la definitiva diferencia entre suicidio y martirio, de la que hablaremos otro día :D).

Pero el "ars moriendi" precisamente decía que había que esperar a la muerte cuando llegara. Pretender decidir sobre la muerte propia era la peor clase de hybris que podía existir.

Pero lo que está, quizás, en el fondo del problema es la "hospitalización" de los extremos de la vida, que sufrimos en esta época. Nacemos y morimos en salas asépticas de hospitales, entre extraños, y sin referencias propias. Y anteriormente lo hacíamos en nuestra propia casa, rodeados de la familia. Pero la mortalidad era también mayor. ¿A qué estamos dispuestos a renunciar?

No es que no sea un tema complejo :) Pero estaré encantado de discutir de él contigo, si no encuentras a mucha gente más para hacerlo :D

Lily Maid a dit…

Me ha encantado el post ^^ Me he dado cuenta de que sí, es cierto, de alguna manera nos roban la sensación de duelo. Voy a intentar no liarme al explicarlo, aunque seguro que fracaso de forma miserable.
Supongo que no es sólo por la (muchas veces) innecesaria prolongación de la agonía. Y tampoco porque la gente ahora muere en hospitales. Básicamente, cada vez estamos más separados, hay menos vínculos (¿afectivos o de amistad?) entre la gente. La cultura de la Muerte (no sé si me explico) se sigue "llevando" en los pueblos. No hay nada más deprimente que un entierro en Madriz.
Y de todas formas, vamos a peor. ¿Cómo quieres que una sociedad que glorifica a los jóvenes cabeza de chorlito que tienen éxito (me viene a la mente Raúl, o cualquiera de esos del Madriz, o los triunfitus o...) tenga una sensibilidad especial con la Muerte?
Naturalmente que se evita. Pero...también es curioso que somos más macabros que nunca. No nos interesa que el vecino se haya quedado seco. Pero nos encanta que el vecino *de otro* se haya quedado seco y lo veamos en las noticias. Por no hablar de la manía que tienen de detallar muertes violentas o catástrofes naturales con todo lujo de detalles.
Otra cosa.
Cuando se escribieron los Ars Moriendi, aparentemente no había máquinas de respiración asistida, así que el dilema no se les presentaba. ^^ (¿Había anestesia, por cierto, o te hacían las cosas a lo vivo?)
Uhmm...sobre dejarse morir. No sólo a los amantes despechados les da por eso. Creo recordar que había monasterios ortodoxos rusos que enterraban hasta el cuello a monjes que lo solicitaban porque habían tenido una visión o no sé que cosa. Les dejaban lo mínimo de agua, lo mínimo-mínimo de comida (uhmmm,no estoy segura si sólo comían el pan de la comunión...) y esperaban a que dios decidiera cuando debían morir (por eso tomaban lo mínimo de agua, para que fuese decisión de dios.) ¿Azelais, te suena la historia?

Azelaïs de Poitiers a dit…

No estoy hablando de un "derecho a escoger la muerte" que por cierto, tampoco veo mal, pero eso es tema para otro post (tomo nota). En cualquier caso me refiero a los casos (muchos, muchos casos...) de gente que muere después de tiempo inconsciente enchufado a la máquina en cuestión. Si se sabe de sobra que va a morir ¿por qué no dejarle en paz terminar sus días?.

Cuando se murió mi abuela (hace muchos años) mis padres y mis tíos se tiraron bastante tiempo haciendo relevos en el hospital, menos mal que son bastantes en total. Bueno, llegó un momento en el que era evidente que mi abuela no se iba a despertar ya, así que a partir de ahí lo único que supuso fue un desgaste terrible para mi familia (si hubieran sido poquitos habría sido muy, muy duro) y mucho dinero del hospital que sin lugar a dudas se podía haber destinado a cosas más provechosas, como investigación de enfermedades y demás.

Prolongar la vida artificialmente de alguien que ni siquiera tiene consciencia es absolutamente inútil, a mi modo de ver.

Efectivamente, en los "ars moriendi" ponía que tenías que esperar a la hora de tu muerte. Pero oñe, "esperar" la hora de tu muerte, no retrasarla un mes. Que a alguien le esté latiendo aún el corazón cuando ya está muerto no es motivo suficiente para prolongar artificialmente su vida.

No estoy a favor de la reedición de los "Ars Moriendi", salvo para lujo de los coleccionistas, juaz (yo me compraría varios encantada). Hay muchos aspectos en el tratamiento medieval de la Muerte que por supuesto, considero superados. Pero qué quieres que te diga. Me encantaría que cuando me quedaran dos días me dejaran morirme como se indicaba en ellos. En mi casita, en mi cama, con mis amigos y mi familia. Y en su momento.

Respecto a lo de que nacemos y morimos en asépticas salas familiares... pues sí, lo hacemos. Y sí, hay más esperanzas de vida ahora. Pero oñe, también hay epidural y también medios para ayudar a un bebé que ha nacido con cualquier problema, higiene, enfermeras que se encargan de hacer todo mientras la madre descansa, que buena falta le hace. En la Edad Media estaban ahí todas las mujeres de la familia durante cuarenta días haciéndole todo. Que no estaría mal si no fuera porque ahora todas esas mujeres tendrán muuuchas otras cosas que hacer.

En cualquier caso, tú has dado en la clave: "la mortalidad era también mayor". Así que es muy recomendable nacer en el hospital, pero ¿morir? ¿para qué? cuando no hay remedio alguno de salvación, mejor en casa, gracias. Aunque es cierto que la sociedad actual ya no quiere eso... encárgate de un muerto que tienes en casa, que lleva durmiendo un mes en esa cama y se ha muerto ahí... Y por eso, por eso mismo digo que hemos sacado a algo tan cotidiano como la Muerte de nuestras vidas.

Eleder a dit…

"(¿Había anestesia, por cierto, o te hacían las cosas a lo vivo?)"

Que yo sepa, había formas de antestesia primitivas... Veo un poco en Google cosas como adormidera, opiáceos, triaca, cáñamo...

Joer, cuántas cosas hay sobre historia de la anestesia. Un link interesante: http://www.anestesia.com.mx/histor2.html

Azelaïs de Poitiers a dit…

Pues no... lo de los monasterios ortodoxos no me suena de nada. Curioso, curioso...

De todas formas me gusta el enfoque que le has dado de que hoy en día nadie se preocupa por nadie. Es cierto. Y también lo de los pueblos. Ahí todo el mundo se conoce, se ayuda, se "todo". La verdad es que no es algo que eche de menos en la sociedad actual urbana. En el fondo me encanta vivir en un edificio sin conocer de nada a los vecinos e ir por la calle sin que nadie me critique y diga por ahí "la tal estaba con una camiseta descocada perdida y blablabla" (lo de "descocada" es el término que emplea mi madre para todas mis camisetas. Os podéis imaginar "¿de dónde has sacado esa camiseta tan descocada? -me la compraste tú, mamá ¿?)

Pero todo tiene su coste. Efectivamente, no nos preocupamos por los demás. O sí, pero por muy pocos "demás". Por eso, cuando sabemos que alguien está pasando por un mal momento lo evitamos, pobre, que está fatal (algo así me darme cuenta de que mis "amigas de toda la vida" no eran tales). Es igual con la Muerte. Si a alguien se le ha muerto otro alguien cuida, no te acerques, que lo está pasando mal y no sabrás ni qué decirle.

Efectivamente... ya no es ni que lo hagas a mala idea, sino simplemente que ni siquiera sabes qué decirle. La sociedad no te ha preparado para eso. Hoy en día la gente llega a los 30 años sin haber visto morir a nadie.

Respecto a lo macabros que seamos hoy en día... depende de tu concepto de "macabro". Tengo unas cuantas fotos de representaciones de la Muerte en la Edad Media que te harían reflexionar sobre si somos más macabros ahora o lo eran antes, jajajaja. Claro, que Ariès dice que eran simples muestras de un apego desesperado a la vida y de un "carpe diem" porque todo cuanto tienes ahora lo perderas más adelante. "Sum quod eris, quod es, ante fui", rezaba el epitafio. Así que aprovecha tus días antes de que tu cuerpo se convierta en morada de gusanos, como esta que casualmente te muestro, jeje.

Nanna a dit…

Me gusta el tema que has escogido, de hecho, me parece muy muy interesante. Al fin y al cabo, es algo natural, que todos experimentaremos algún día, y supongo que por lo inevitable del asunto, y porque nadie vuelve a contarnos cómo es (al menos a mí nadie me ha "visitado" todavía)es lo que genera tanto misterio y atracción.

Respecto a lo de que te miraron raro cuando escogiste el tema de la muerte...a mi se me ocurrió decir que mi tema a exponer en clase de Arte, eran las Tres Gracias de Rubens y tuve que escuchar de las "guais" de turno: Pero que horror!! Si tienen celulitis!!! u.uU En fin, a ellas si que les vendría bien una visita de La Muerte.

Liss

Ukyo a dit…

..Sinceramente, no se puede pedir al contingente humano que aprenda el buen morir cuando ni siquiera sabe vivir. Me refiero claro al "occidental medio", que es de quien vienen a tratar todos estos debates.

..De todos modos nunca un hombre ha comprendido la muerte (¡como mucho la ha aceptado!): todas las elucubraciones y propósitos que se le busquen serán siempre formas de confundir la esencia fundamental que siempre hemos conocido y que no es nada más y nada menos que el final de la vida. Y más nos despistaremos cuanto más complejas y ritualizadas sean nuestras explicaciones.

..Pero al fin y al cabo así funcionamos, y los antropólogos suelen situar el inicio de toda mitología y religión en torno a la concepción de la muerte. Llevándolo hasta el final, es el miedo a la muerte lo que ha forjado la mente (¡alma!) humana desde su inicio. Qué freudiano, ¿verdad?

..Estoy de acuerdo en que, especialmente ahora, hay factores que pesan mucho más que éste... pero no sé hasta qué punto son distintos una vez los has analizado.

..Si me dan a elegir, me quedo con el mundo de anónimo individualismo que tengo, por mucho que os parezca frío y decadente, pero estoy con vosotros: no quiero morir en un hospital depués de dos semanas de delirios o coma, injertado en una máquina que puede mantener vivo mi cuerpo pero destruye sin compasión mi alma (sea esta inmortal o terrena). Es cierto eso que dicen acerca de los comatosos: generalmente son conscientes de sí mismos y a veces también del entorno. Imaginad qué pesadilla...

celebrinlas a dit…

Aiya!

Dios, cómo me ha gustado este post, Azelaïs. ¿Te das cuenta que no sólo vas a ser pedante, sino encima más gótica que el cementerio de Lafayette en New Orleans? XDDDDDDDD

Almarë!

Ardaleth a dit…

Qué bueno el post ;) Estoy completamente de acuerdo con prácticamente todo lo que dices.

¿A favor de la eutanasia? No sé. Cada uno debería ser dueño de su propia vida. Por mi parte, creo sinceramente que la simple vida biológica no es 'vida'. En casos sin remedio no queda más que asumir lo inevitable sin más traumas. Sigo sin entender por qué en este entorno cultural que tenemos está tan mal visto, de todas formas...

Quiero decir, se supone que vas a reunirte con Dios y todo eso ¿no? (al menos eso dice la corriente mayoritaria) ¿No debería ser motivo de alegría que alguien haya dejado finalmente de sufrir?

Claro que estoy pecando de hipócrita porque no me gusta excesivamente pensar en el tema. No lo dramatizo, pero me parece que sigo aspirando a ser inmortal en lo más profundo de mi alma.

Pero bueno, como me gusta pensar, sin ser consciente de la Muerte, no se puede disfrutar de la vida. Lo que hace cada día especial es saber que puede ser el último.

Un placer leerte, como de costumbre ^^

Eleder a dit…

Ardaleth, si fuera la cosa tan simple, ¿por qué no suicidarnos todos en el minuto uno, y así nos reunimos con Dios antes y somos felices? :)

Reunirse con Dios tiene sentido si es el final del camino. No si acortas el camino sólo por cansancio. Que te lleven en coche los 200 últimos metros que llevan a la cumbre quita mucho sentido a la ascensión, ¿no?

Y ninguna comparación es buena, pero por aclarar sólo esa idea... :)

Ardaleth a dit…

Je... me expliqué mal :p Me refería a que si aquí estás sufriendo sin sentido (y únicamente en ese caso) no hay razón para prolongar la agonía... una muerte accidental es algo muy diferente, y eso desde luego ni es feliz ni es nada :)

Personalmente, no tengo ninguna prisa por salir de este mundo ^^

Azelaïs de Poitiers a dit…

Uhmmm a mi modo de ver, que los 200 últimos metros te lleven dormido y en brazos tampoco mejora las cosas... insisto en que no he defendido (esta vez) ayudar a morir a nadie, sino "desenchufar la máquina" de alguien que nunca va a despertar

Anonyme a dit…

Where did you find it? Interesting read Andy griffith ringtone Compact external harddrive Sony digital camera with manual focus Newsletter subcription retirement planning con ferr roof rack Ambien sleeping pill fioricet action games Sony dcr-hc20 ntsc handycam Audiovox cellphone batteries Information jogging Free shareware windows xp voice fax answering machine Breast implants augmentation maryland Porsche rsr 911 latin medical terms wellbutrin http://www.take-phendimetrazine-exactly-as-directed-by-your-doctor.info Risks of celebrex Request for proposal for microsoft office training data recovery shareware http://www.divorce-advice-9.info