lundi, novembre 28, 2005

Veinte y ocho de noviembre de mildoscientosdiezynueve: Un Ri Poter (Xabi Pota)

Ahí estábamos el viernes a las diez y media, en el supuesto estreno de Harry Potter. Supuesto, claro está, porque la película la estrenan a las cinco y media, pero esas no son horas de ir al cine. En cualquier caso sigue siendo una enorme estupidez la que llevamos a cabo con cierto número de películas, en las que "hay que ir al estreno". ¿Para qué cuando el miércoles y el domingo por la mañana sale más barato? Vete tú a saber, para hacer la tontería, ir todos juntos y sentirnos muy ufanos de haber estado en el estreno. Aunque también por tener la posibilidad de ser el primero en opinar, jeje. Bien, pues opinemos. Y sí, claro que hay spoiler, el que no se quiera enterar de nada, que no lea.

Nada más terminar la película se disparó la controversia. El Elfo y yo nos miramos entusiasmados: "ha sido la mejor de las cuatro" y cuando nos dimos la vuelta todo ufanos a comentárselo a los de atrás, ahí estaba Tuor diciendo que era "la peor de todas, mucho peor que la tercera y mucho más infantil" ¿?. Como vemos, opiniones para todos los gustos, en gran medida condicionados por circunstancias anteriores. El caso de Tuor era que no se había leído los libros, así que se dedicó a acusar cosas que directamente estaban ya en el libro, como el hecho de que la copa transporte a Harry y a Cedric ese alegre y folklórico lugar.

Mis circunstancias son las de "personaquesehaleídotodosloslibrosmenoselsexto-porqueleeralgoeninglésvacontramireligión". Al menos cuando puedo esperar a que lo saquen en castellano, quiero decir. En cualquier caso, me leí el cuarto libro cuando todavía moraba yo en Madrid... así que debe de hacer al menos tres años, que se dice pronto. Y que he leído muchas cosas después, aunque no tantas como debería. Por otra parte esta última semana hemos aprovechado para volver a ver la segunda y la tercera, que el Elfo no las había visto ni ha leído aún los libros y quería estar ambientado. Y sinceramente, volver a ver el basilisco de plástico de la segunda acompañado de ese Tom Marvolo Riddle, el peor actor del mundo le pone a uno bastante triste. La tercera es mucho mejor, sin duda, al menos en el aspecto visual (salvo en el hecho de ¿por qué esos puñeteros críos van correteando por el campo sin túnica y con unos vaqueros que no vienen a cuento?) y en el auditivo, puesto que la banda sonora es muy buena. Sin embargo, es lógico que se recorten cosas para meter todo en dos horas. Pero que justamente todo lo que se recorta al final sea una forma de infantilizar la película y quitar escenas truculentas... escama. Señora, si su niño se asusta, mejor, así se espabila (otro día tengo que hablar de la pedagogía, jeje). Reconozco que cuando la vi el otro día me gustó bastante más que cuando la vi en el cine. Pero no sé. ¿Dónde está Voldemort? Queremos a Voldemort!.

Uno de los principales aciertos de los libros de Harry Potter es la manera en que cada libro está hecho para niños "más mayores". Amos, que Harry y los niños crecen a la vez y pasan de curso a la vez y tal. Hecho que produce que cada libro sea (además de más grueso) más oscuro y más duro de leer que en los anteriores. Por eso me indigné mucho ante la infantilización que llevan a cabo en la tercera y tenía miedo de encontrarme con algo similar en esta última. Afortunadamente no. Cedric se muere (algunos lloramos y todo), Voldemort reaparece y los mortífagos decoran. Escenas duras, calificación para mayores de 13, ambiente sombrío y buenas interpretaciones. Salí del cine muy satisfecha. Recortaron muchas cosas, sin duda, pero muchas de estas cosas no las recuerdo y otras muchas las considero justificables para ajustarse al tiempo de la película, así que me quedé muy contenta.

Me gusta Harry Potter, qué pasa. Me hubiera encantado leerme los libros con ocho años, pero qué le vamos a hacer, el no habérmelos leído entonces no implica no poder disfrutarlos ahora. Es cierto que no son las mejores novelas del mundo. Ni siquiera están bien escritas. Ni siquiera lo intentan. Pero oñe, que son libros para críos, no hay que buscarles más vueltas. La idea es original, la trama engancha y soy de Slytherin, por si quedaban dudas.

Digo todo esto por la polémica que siempre aparece entre los supuestos eruditos (y mucha gente de a pie) sobre si hay que leer o no Harry Potter, si es bueno para los niños, si es bueno para los mayores, si los best-sellers son cosas muy malas... etc. Respecto a si es adecuado para mayores... menuda imbecilidad. Cada cual se lee lo que le parece. Si los "mayores" no acostumbramos a leer libros de niños es porque normalmente son una basura.

En cualquier caso a mí me fascina especialmente esa gente que dice que no es muy apropiado para niños porque no adquieren enseñanzas éticas al leérselo y que es fantasía barata. Bien, ¿y qué?. Tampoco enseñan conductas amorales. En cualquier caso, me parece encomiable que un libro para niños sea elevado a la categoría de "best-seller" (y que conste que esa etiqueta da pánico en libros para mayores). Me refiero a que el hecho de que un libro enganche a millones de niños en este mundo en el que los críos ni leen ni nada... es todo un logro. La función de un libro para niños no tiene por qué ser docente. De hecho, aunque a menudo cueste creérselo, los críos no son tontos del todo. Vamos, que cuando tratan de adoctrinarles por medio de la lectura, generalmente se mosquean y se niegan a leer. Los libros para críos tienen que cumplir una función básica: divertir. Así al menos es como se enganchan a la lectura y consiguen con el tiempo terminar por leer cosas realmente constructivas. A ver qué conductas le vas a enseñar a un crío de diez años por medio de un libro. Y digo un libro bueno y entretenido. Y escrito para niños. Y no busquéis casos concretos, que todos los conocemos, pero son escasos.

En fin... que no me enrollo más, que me vuelvo a la biblioteca a seguir con el gótico francés.

Recomendando... "The Seas of the Sun" de Bruce Dickinson, acompañado de un té pakistaní. En tetera de barro, jajaja.

12 commentaires:

Lily Maid a dit…

Me alegra muchísimo que no veas el contenido ético que nos mete la Rowling a cucharadas.
Ya hablaremos, ya, sobre Lupin y el trato a los diferentes o enfermos o discapacitados. O sobre la responsabilidad de los propios actos. O sobre la valentía, la honestidad, la madurez y el respeto. O sobre la desconfiar de los políticos y de los que te quieren vender la moto. O...
Claro que la Rowling lo hace mejor, y de momento no ha dicho "y Menganita no pudo ir más a Hogwarts porque pensaba demasiado en ir a fiestas, pintarse los labios y en los chicos..."

Azelaïs de Poitiers a dit…

Sí, bueno, pero es que buscas cosas sutiles. La sutileza no es lo que mola en literatura instructiva, chica. Para ser del gusto de los pedagogos tendrían que celebrar la "fiesta de compartir", ser amigos todos de Draco y de "esos chicos bajos de tórax que lo acompañan" y eso.

Amaia a dit…

Sé q habrá gente que me quera sacar los ojos por decir lo que voy a decir, pero.... QUIERO MONTAR UN CLUB DE ANTIPRINCIPITOS!!!!!!!!!!!! Juro q odio ese libro tan recomendado por pedagógico y lo que sea, que debe ser lo mejor del mundo mundial para el desarrollo intelectual y creativo de un niño, pero a mí me lo hicieron leer y no me gustó nada. No me odieis mucho los fans de El principito, son traumas infantiles.
Y bueno, espero ver la peli antes de q acabe el año.

artdyl a dit…

No hay nada malo en leer Harry Potter, ¿verdad? Yo también me he leído todos sus libros salvo el último, ¡son tan entretenidos! Vale que no sea Espacio, de Juan Ramón Jiménez, pero al menos puedo leerlo seis horas seguidas (y sin que me asquee como Dan Brown o sucedáneos), lo cual en los viajes largos en tren lo valoro muchísimo.

¿Didactismo? Ya que también está en mis estanterias, pienso pasarles los libros a mis retoños, cuando los tenga (si los tengo). Con las polémicas hay que hacer lo de siempre: a palabras necias... En fin, que estoy con lo que dices.

Y por cierto, Azelaïs, me ha hecho mucha gracia tu religión anti-angloparlante. Para cuando empiece mi tesis tendré que tener perfectamente dominado el francés antiguo, y tal vez también el provenzal. Estos idiomas seguro que sí te gustan, ¿no?

Amaia: la obligatoriedad de leerlo durante el instituto casi me hizo odiar La Arboleda Perdida de Alberti. Cuando lo leí sin presión fue cuando vi lo estupendo que era. Tal vez deberías darle una oportunidad al Principito, más que nada porque es realmente una pequeñita delicia. ¿No?

Eleder a dit…

Harry Potter tiene cosas buenas y cosas regulares, según yo lo veo. Pero es verdad que mejora con el tiempo. Claro, Dumbledore cada vez es más Gandalf, y Harry cada vez más Frodo, ¿o no lo habéis notado vosotras? :D

Gran post, en cualquier caso, Azelaïs. Ya teníamos ganas :)

Lily Maid a dit…

Eleder ¿has leído ya The Half-Blood Prince? ^^ No creo que Harry se esté convirtiendo en Frodo. No hay más paralelismos que los que puede haber entre otras historias similares. Aquel ensayo de The hero with a thousand faces, de Campbell, ya sabes. Harry, el pobre, es un héroe de libro, con sus aliados, ancianos maestros y blablablabla.
Ah, por ciertoooooo, me salgo del tema, para los narnieros de pro: artículo en ny-times sobre la alegoría y la iconología cristianas en Narnia. Lo encontré leyendo la web del Encumbrado Custodio del Gato del Apocalipsis, la Bestia y Enésima Encarnación del Mal (a.k.a. Neil Gaiman).

hildegarda de bingen a dit…

Gracias Lily, me interesa el tema. Leeré el artículo.(Eleder, puede estar bien para la kdada de Tarwe)
Olatz.

Azelaïs de Poitiers a dit…

Amaia, pedazo impía, ¿a quién se le ocurre ser antifan del Principito y declararlo en este blog? ¿Acaso no has visto en mi perfil que es uno de mis libros favoritos? Menuda hereje, me caes mal, jajajaja. Mmmm ahora en serio... prueba a leértelo de mayor, que gana. Y si te lo lees en francés aún mejor. Es un francés facilón, así que tampoco asusta mucho, jeje.

Buena suerte con esa tesis, Artdyl. Y sí, el francés antiguo y el provenzal (y el anglonormando, ya de paso) me parecen bastante más interesantes que el inglés actual. Aunque la verdad es que el inglés hace unos cuantos siglos tenía bastante más clase que ahora... Lo recuerdo por cuando se me subió el pavo y decidí traducir a Shakespeare. Uhmmm no preguntéis por el resultado. En cualquier caso ese inglés sonaba bastante mejor que el actual, o eso parece.

Aldebarán a dit…

Pues sí, Harry es el héroe del cuento maravilloso. Recibe su armas, las usa, y logra la hazaña del curso respectivo.
En eso radica su "pegue", pero también a todos los recursos que usa la autora y que sabe mezclarlos muy bien.
Sí, a mí también me hubiera gustado leerlos cuando tenía 8 años, como lo hace mi sobrino desde que tiene 5, a quien su madre se los lee como cuentos antes de dormir.

en cuento a la tirria contra el inglés, yo creo que hay que tenerle tirria al Imperio, al del viejo y al del nuevo mundo. Lo demás, creo que no va.

saludos

amaia a dit…

Jo, me voy a empezar a sentir mal... Venga, va, algún día probaré a volver a leer El Principito, pero no prometo nada, además tú lo dijiste, azelaïs, ser hereje mola. Jejejeje

Anonyme a dit…

What a great site Autism concerta Oral sex swallow Soils+agronomy+online+classes 99 dollar doctors answering service kia dealerships lg portable room air conditioners Reli on warm mist humidifier Sweat tumescent liposuction sharper image air purifier

Anonyme a dit…

Where did you find it? Interesting read adderall xr Polo fragrance whirlpool refrigerator filter Sharp projector xg-c4oxu-s http://www.software-affiliate-program.info school loan consolidation Crossdress square dance online payment Cymbalta or fluoxetine mature gallery