lundi, novembre 07, 2005

Siete de noviembre de mildoscientosdiezynueve: "Cómo escribir una novela histórica"

Es curioso como por deformación profesional se consigue llegar a coger mucha tirria a cosas que antes le gustaban a uno. Me refiero en mi caso a la narrativa histórica, en general. Incluyendo aquí como otro tipo de narrativa al cine, sobretodo porque incurre en los mismos errores, que no son pocos. El caso es que un género que durante años me apasionó, ahora no puedo evitar mirarlo con bastante pánico. Todo sea dicho, cuando encuentro algo que me parece realmente bueno históricamente hablando, posiblemente lo disfrute mucho más de lo que lo habría disfrutado antes.

Lo cierto es que ahora mismo no suelo leer apenas libros históricos de no ser que me lo recomiende alguien mínimamente "de fiar". Pero es gracioso cómo la narrativa histórica de un tiempo a esta parte se ha vuelto de lo más prestigiosa y toda la gente de "pro" que quiere quedar bien delante de sus colegas les dice que se han leído "Los Pilares de la Tierra" para demostrar su elevado intelectualismo. Por Dios. No voy a cebarme con "Los Pilares de la Tierra" porque llevo años poniéndolo verde. Y de paso ofreciendo el ejemplar que me compré que me está ocupando un precioso lugar en la estantería, por si alguien lo quiere. Debo de llevar como siete años ofreciéndolo y nadie me lo pide, no es justo. A estas alturas de todas formas el que mola y está de moda entre los "pros" es "El Código da Vinci". Otra sinsustancia del mismo nivel histórico y literario.

En cualquier caso, salvo excepciones muy notorias (ahí tenemos a Umberto Eco) hoy en día, para escribir una novela histórica basta con echarse un vistazo a una cronología cualquiera para darle una cierta base histórica y poco más... ah sí, y decir que se ha estado investigando largos años, porque no recuerdo cuánto tiempo se tiró el petardo de "Los Pilares de la Tierra" pero puedo asegurar que fue mucho. La cronología sirve para ese capítulo en el que te hablan de que "en aquel día fue cuando el rey Cualquiera IV desembarcó en Londres mismamente (no sé si os habéis fijado, pero todos los reyes se pasan el día desembarcando en cualquier parte) y poco más. El resto del argumento es sencillo... basta con vestir de época a una familia de clase media americana (que sólo les falta desayunar tortitas y tener una canasta en el jardín para ser clavaditos en pensamiento y modus operandi que los de "Blossom" o lo que quiera que se vea ahora) , que todos los personajes sean unos cerdos menos los protagonistas (que aunque suelen ser pobres al principio de la novela, son limpios y muy educados, algunos incluso saben leer o poseen mágicos conocimientos médicos heredados de su abuela druida) y que que tengan tortuosas vidas sexuales. Luego hay varios elementos a elegir que suelen ser: "uno o todos los miembros de la Iglesia son muy malos y nos tratan mal", "uno o todos los miembros de la nobleza local son malos y nos tratan mal" (aunque en ese caso es fácil salir ganando cuando el hijo menor venga a su familia quemando la casa del noble y quedándose todos sus bienes y el gobierno del pueblo, que para eso es el más justo, guapo y sabio), "el protagonista se enamora de una mujer casada y noble, o viceversa" (viceversa en cuanto a quién es el protagonista, la mujer siempre es casada y noble y se enamora de un pobre miserable pero justo, guapo y sabio. Y bien educado, no nos olvidemos), "el protagonista es rico y le mandan casarse con una mujer a la que no ama y que generalmente es feúcha, cuando él realmente está enamorado de la bella y noble y casada mujer de su mejor amigo, que además, le corresponde" (esto se viene explotando ya desde lo de Lancelot y Ginebra, cada vez con peores resultados). Y así hasta la saciedad.

Lo que más me sigue conmocionando no es sin embargo la escasa originalidad a la hora de buscar tramas, sino la mentalidad actual que se les pone a los personajes. ¿Por qué no se les ocurre pensar que las ocupaciones, el modo de vida o la estructura social de estas personas venía determinada por la mentalidad de la época y que esta metalidad estaba igualmente modelada por el medio de vida?

Que conste que todos estos improperios no provienen de haberme leído el libro de "Leonor de Aquitania" que me acabé el otro día y he apuntado en la lista (y me lo dejó Celebcita), que al menos tiene algunos puntos nada desdeñables, como son la introducción de textos muy bien elegidos de Bernart de Ventadorn o unas descripciones de la vida social de la nobleza que van más allá de la cacería o la guerra (¡¡¡sí, había algo más!!!). Aparte, resulta ser un libro bastante entretenido, aunque no estoy de acuerdo con la forma en que refleja a algunos personajes, como es el caso de la propia Leonor. Pero vamos... que la ira no iba contra él, sino con que me he leído una pequeña noticia en el "Qué!" sobre el incremento de los índices de venta de narrativa histórica y no puedo evitar que se me lleven las Furias, juaz.

En fin... de postre... un batido de fresas con yogur, acompañado de algo de música medieval: "Quand vey la lauzeta" de Bernart de Ventadorn... si podéis conseguir la versión de Sinfonye, mejor que la de las Mediaeval Baeves, que es muy buena, pero no tiene nada que ver con la original.

26 commentaires:

Anonyme a dit…
Ce commentaire a été supprimé par un administrateur du blog.
hildegarda de bingen a dit…

Beno, este es un comentario de verdad :) "INCISO: ¿de verdad alguien cree que van a visitar su blog sólo por dejar esos patéticos mensajitos? FIN DEL INCISO"

Pues eso, que precisamente yo te iba a preguntar que qué tal el de Leonor de Aquitenia para ver si me lo compraba o no. A mí últimamente también me da algo de yuyu acercarme a los libros de novela histórica. Como ahora proliferan como churros, pues es difícil fiarte. Así que prefiero irme directamente a los de historia, que bastante entretenida es sin necesidad de que me la novelen. Aunque claro, como tampoco conozco historiadores, pues no sé qué trabajo me voy a encontrar. Si va a ser un pestiño o realmente tiene rigor historiográfico (¿se dice así?). ¿Qué libro me recomiendas sobre la Leonor y los Plantagenet? ¿Qué me dices de Toti Martínez de Lezea? Es que no me he leído nada de ella y también me da miedo, que no sé lo que me voy a encontrar.

¿Batido de fresas? ¿Ya hay fresas? ;)

Olatz.

Ardaleth a dit…

Es que utilizar mentalidades actuales es más fácil, punto pelota XD Nunca he leído mucha novela histórica (aunque cosas como El médico me han encantado), pero uno de los últimos libros que he leído es una serie de novelas de ciencia-ficción en la que un humano aparece de sopetón en un nave alienígena. Lo novedoso es que toda la historia está contada desde el punto de vista de los alienígenas, y la verdad es que logran ser bastante fieles a su propia idiosincrasia... lo cual es un verdadero logro y un ejemplo que aspiro a seguir.

Y piensa que el que sabe de algo está quasi-condenado a odiar las cosas que versan sobre eso... ¿conoces a algún médico que disfrute con hospital central? ;)

artdyl a dit…

Interesante descubrimiento tu blog. Y más teniendo en cuenta que adoro a Bernart de Ventadorn (can l'erba fresch·el...) en particular y la lírica provenzal en general.

¿Has leído el Adriano de Marguerite Yourcenar? Me supongo que sí. Es la recomendación. Y si no, el que estoy leyendo ahora, Tirant lo Blanc, que no es novela histórica sino contemporánea, lo que es aún mejor.

Felicidades por tu blog, repito.

celebrinlas a dit…

Totalmente de acuerdo en todo, as always. ;)

Y para Hildegarda, puestos a recomendar libros sobre Leonor, te recomendaría la biografía de Jean Markale, muy buena y entretenida de leer, y la de Duby, agotada en todas partes. Si la encuentras róbala, que yo la llevo buscando como una desesperada desde que conocí su existencia y no ha habido manera de encontrarla, ni en bibliotecas... :( Pero te la recomiendo porque Duby era Dios en sus ratos libres y no tiene nada malo en su bibliografía.
Jean Flori ha sacado también otra biografía sobre nuestra Leonor que me gustaría leer, más que nada porque no me disgustó en absoluto el libro que sacó sobre Ricardo Corazón de León.
Y, en cuanto a novelas, la que me regaló Thráin que le pasé a Isil es bastante entretenida, si bien tampoco me gusta mucho cómo ha retratado el personaje. Más acertada está su psicología en "Leonor, reina de trovadores". Y creo que no me dejo ninguno... ;)

Almarë!

Ukyo a dit…

..Vaya.

..Esta vez me he quedado sin nada que decir al respecto. Mira, uno tiene que aceptar sus limitaciones, y nadie es infinito (o eterno, excepto claro Los Eternos de Gaiman. Y quizá los que se hayan inmortalizado por medio del arte o la ciencia, ellos son un poco más eternos que el resto, aunque sólo un poco. Creo que en realidad la necesidad de triunfar en la vida es un desplazamiento del instinto reproductivo, por eso de inmortalizarse a través del acto y todo eso, pero me parece que me van a partir la cara si sigo con esto, y sólo quería escribir para acentuar mi ignorancia y regodearme en ella).

..Y también para seguir publicitando mi página, claro, enlace "Elfito", primera columna de la derecha, página principal de este blog.

LilyMaid a dit…

Volvemos a darte la razón, querida. Aunque tú seas más sensible al tema. Como cuando oigo la palabra "romanticismo" a mi alrededor XDD Pero...es lo que hay.
Y, por cierto, ; P, las familias Builder, Jackson et al (sí, hija me sé los nombres, es una pesadilla tener esta memoria) desayunan tortitas. De avena y leche, júrolo.
A mí me gustan los de Ellis Peters, ambientados en la misma época que Los Pilares, pero sin ambición histórica. Son novelitas de misterio muy monas, muy adorables y sin pretensiones históricas (ni narrativas, casi, pero son monas, la mezcla de misterio, romance y buenas intenciones que una espera cuando está mohina y no sabe que leer en el metro).
Ah, y la serie de Marco Didio Falco, que les pasa algo similar. Son entretenidas, y no están mal encuadradas del todo. Y te ríes...
By the way, la literatura histórica buena es díficil de encontrar entre los best-sellers. De hecho, la literatura buena no suele estar en esa categoría.
A propósito...¿y Pérez Reverte, qué?

Arien Ancalimë a dit…

Celebcita, con "la de Duby" ¿te refieres a "Damas del siglo XII: Eloísa, Leonor, Iseo y algunas otras" de George Duby? Porque de esos hay cuatro ejemplares en las bibliotecas de Filosofía y Filología de la Complutense...

hildegarda de bingen a dit…

El Tirant lo Blanc es el "Quijote valenciano", ;) Tengo ganas de leerla. Se publicó en 1490 ¿eso se considera ya novela contemporánea?


Pues he estado rebuscando y de la "Leonor de Aquitania" de Duby, sólo he encontrado una reseña en la Librería Santa Fe de EEUU y no confirman que haya en stock. El nº de ISBN que tiene no aparece en el registro. Igual está descatalogada.
La que sí me aparece es la de "Damas del siglo XII: Leonor, Iseo y algunas otras"(título horrible por cierto). Nos tendremos que conformar con este :(

Olatz

Azelaïs de Poitiers a dit…

La verdad es que tengo que reconocer que no he leído ninguna biografía de Leonor, pese a ser uno de mis personajes históricos favoritos. Leer, he leído mucho: por internet, fotocopiado por ahí, en libros de cualquier otra cosa... pero una biografía nunca y la verdad es que tengo ganas de echarle el ojo a más de una. En cuanto a las que propone Celeb, la de Jean Markale tiene que ser buena con saña, porque todo lo que he leído suyo merece la pena. En cuanto a Duby es Dios. Da igual lo que te leas de él, es perfecto. Y su atlas medieval nos solucionó la vida a muuuuchos estudiantes de primero de carrera, jejeje. No sólo es un gran historiador, sino que además es muy buen escritor, cosa que no abunda.

Por lo demás, bienvenido, Artdyl, pasa y acomódate. Sí he leído Memorias de Adriano, aunque lo cierto es que hace muchísimo (en COU, exactamente, recomendada por mi gran amigo Alberto, ese que se fue a Canadá, sigh) y me gustó mucho. De hecho me gustaría volver a echarle el ojo, porque apenas recuerdo nada.

Tirant lo Blanc no lo he leído... y siempre ha estado en mi lista de "libros que a ver si leo de una vez"... desgraciadamente es una lista demasiado larga, sigh. Pero lo dicho, a ver si me lo leo de una vez. Y sí, Hildegarda, es contemporánea porque está ambientada en la época en la que se público, es contemporánea a su propia época, que no a la nuestra.

Y Lothi, deja de leerte esas cosas raras, jejeje. La verdad es que he encontrado pocas novelas ambientadas en la Edad Media que me hayan gustado, pero siempre recomiendo (aunque últimamente me da un poco de miedo, porque me lo leí hace tanto que lo mismo si me lo leo ahora pienso que es un desastre) "El Unicornio", de Manuel Mújica Láinez. También de este deberíais leeros todos (menos Hildegarda, que ya lo ha hecho) "Bomarzo". Gran libro.

Y por supuesto, también gran novela histórica es "El Nombre de la Rosa". Desgraciadamente no he leído nada más de Umberto Eco... salvo algunos libros de semiótica que no creo que os apetezca leer, jajajaja, aunque dentro de lo que cabe están muy bien escritos y bueno, los hace más llevaderos. El caso es que me tengo que leer "Baudolino" de una condenada vez.

Finalmente, como libros contemporáneos medievales recomiendo a todo el mundo "Melusina o la noble historia de Lusignan" y todos los de Chrétien de Troyes ("El caballero del león, el caballero de la carreta"). ¡Ah! y un volumen publicado por Siruela en el que recopilan siete versiones de "Tristan e Iseo" entre las que están las dos más famosas (la de Béroul y la de Thomas d'Anglaterre) y varios fragmentos y poemas muy interesantes y poco vistos.

Bueno y ya vale, que me estoy emocionando y voy a seguir recomendando hasta no parar, jejeje.

Lily Maid a dit…

Joer, Siruela...lo único por lo que aprecio a la aristocracia de este país, por la editorial Siruela, que tan estupendos libros saca. ^^

celebrinlas a dit…

¡"Damas del siglo XII" es brutal! Pero me refería a "Leonor de Aquitanía, María Magdalena". Aunque no os preocupéis: Menelvantar me lo ha conseguido vía Amazon, ¡jajajaj!

Celebrinlas, sintiéndose afortunada... ;)

Azelaïs de Poitiers a dit…

Ya te lo mangonearemos, jajaja.

dordomila a dit…

Buenas!

Lo mismo no es del todo deformación profesional, porque a mí también me pasa: no hay cosa que más me saque de mis casillas que la pseudo novela histérica, más que histórica. Supongo que, a pesar de lo denostada que está mi profesión, en el fondo sigo siendo una romántica y me pone de los nervios que se falsee la verdad o, cuanto menos, el hecho. Porque en ocasiones la verdad es tan compleja que es imposible abarcarla del todo, así que habemos de conformarnos con los hechos puros.

En fins, que estoy completamenente de acuerdo contigo en que el único que merece la pena es Eco, que por lo menos cuenta estorias en vez de hacernos pasar por buenos hechos que no fueron en absoluto reales.

Por cierto, yo recuerdo que leí Los pilares de la Tierra por expresa recomendación tuya y recuerdo también que te odié profundamente por haberme recomendado un libro que habría de arder en la hoguera con el propio autor para que cunda el ejemplo y, de paso, el pánico.

Como escritora en ciernes, no hay cosa que más me irrite que las novelas de kleenex: de usar y tirar. Es decir, los best sellers: esas noveluchas que no aportan nada, ni siquiera una buena narrativa, y que han bebido directamente de los recursos literarios de las novelitas rosas de medio pelo. O sea, bodrios de 1000 páginas que sólo sirven para hacer con ellos un rollo y ponerlo en el retrete. Jo, eso sí que me pone de los nervios. Y he de meter gran parte de las novelas hiséricas actuales bajo el epígrafe de novelas kleenex.

No sé, es que me pone de los nervios que insulten mi inteligencia. Vale que no soy la sibila délfica, pero hombre, por lo menos que no me menosprecien tanto como lectora. Por un lado, me jode que me mientan de forma tan fragante (más bien, apestosa) y, por otro, me jode que no se tomen ni siquiera la molestia y el trabajo de estructurar un buen hilo argumental, con un ritmo correcto, sin demasiados errores estructurales o de trama y que los personajes no sean más planos que una tabla de planchar. Me jode que den por sentado que, como lectora, voy a tragar con todo lo que les brote ponerme por delante y que, encima, tengo que alabar su buen hacer. Y eso por no hablar de las novelas al peso, que recupera lo peorcito de la tradición del folletín: todos sus defectos y ninguno de sus logros. En fins, mejor lo dejo, que es un tema que me pone de mal humor.

El caso es que estoy de acuerdo absolugárficamente contigo y que eso, que leas, en el caso poco probable de que no lo hayas hecho ya, El péndulo de Foucault, que te vas a tirar de la risa. Es brutal.

Besines!

Azelaïs de Poitiers a dit…

¡Pos no creas! no me lo he leído aún y no por falta de interés, sino por anteponer otros, sigh... Que no hay tiempo para leerse todo lo que se quiere y siempre te sientes un ignorante al ver que la gente se ha leído libros que tú no... ainxfl.

Por cierto... IMPOSIBLE que te recomendara Los Pilares de la Tierra... en todo caso te lo dejé, allá tú misma, jajaja, como también se lo dejé a Ture. Lo que pretendía era que no me lo devolvierais, jajaja. No sé... ¿No sería Ainhoa la que te lo recomendó? A ella de hecho le encantaba. Y bueno, era el libro de cabecera de Roberto (que otrora fue llamado "el Conde Claudio" y menos otrora "el anormal ese") como no se puede esperar menos de tamaño ejemplar. Pero amos... que a mí no me gustó nada, nada. Y todavía tengo el libro en la estantería porque nadie lo quiere. Creo que ese libro fue lo que me confirmó que no es buena idea comprarse libros "por probar", sin conocer al autor o tener buenos recomendadores. Al menos hasta ser rico como los ricos.

Azelaïs de Poitiers a dit…

Por cierto, marraja, bienvenida a mis dominios (que según Neil Gaiman son un piso desordenado con unas bragas colgando de un cajón y ya podíais haber avisado de que veníais y habría ordenado blablabla). Muchos besines, como dices tú y buh! que dices tú también y a ver si escribes algo en tu blog, que está "demasiado" ordenado.

Lily Maid a dit…

¿Dordomila? ¡¡¡Yo a tí te conozco!!!
¡MALDITA!
Por tu culpa soy una fan irredenta de Espido Freire...

dordomila a dit…

Buenas!

Ups! Pues a lo mejor fue Lady Macbeth quien me recomendó dicho libro y yo me lo compré alegremente, invirtiendo dinero en esa birria pudiéndomelo gastar en algo más interesante... como por ejemplo, abono de vacuno al por mayor. O sea, que no fui víctima tuya, sino de la arpía de la Macbeth... apropiado. Disculpa, entonces, la incorrecta acusación.

Si te sirve de consuelo, entonces, estoy en las mismas que tú, pero yo le he endosado dicho engendro a mi madre. Ya sé que soy una ingrata, mira que hacerle eso a mi madre, que me dio la vida y todo lo demás... Pues sí, lo he hecho, quod amittet? Pero por lo menos no la he engañado vilmente ni le he dicho que era maravilloso, sino que le he confesado que era una mierda y que ocupaba un espacio precioso en mi librería y que a ver si ella le daba asilo político en la suya, porque si no sería ejecutado. Y mi madre, que para lo que se refiere a libros es como una ONG, se apiadó de él y lo ha guardado... Claro, eso porque no lo ha leído: en el momento en el que se le ocurriera la idea peregrina de abrir las tapas, no me cabría la menor duda de que le entrarían enormes deseos de incinerarlo, como a mí.

En fins, por lo que se refiere a Buh! y Besines! compruebo que sigo siendo un animal de costumbres. He llegado a la conclusión de que con el tiempo, las cosas cambian, pero que en el fondo lo que quedan son los gestos. Bueno, venga, va, que tengo el día introspectivo.

Por lo que se refiere a la amiga Lily Maid (calculo que Lothiriel quizás en otra vida), de nuevo ups, porque creo que sí, que me veo reconocida en eso. Pero bueno, habréis de reconocer que Espido Freire nada tiene que ver con bodrios como ese del que estamos hablando ahora, ¿verdad? Es decadente e insana, pero no es novela kleenex. Lo cierto es que me gusta cantidad y que la recomiendo con gran entusiasmo.

En cuanto a "El péndulo..." cuando lo leí la verdad es que me acordé bastante de ti, Azelais, entre otras cosas porque se dedican a hacer divisiones absurdas de temáticas bibliográficas. Como ese epígrafe llamado "tripodología felina": esos libros que se dedican a buscar los tres pies al gato, vaya. Creo que cuando lo leas te reirás bastante. Y eso supondrá, por supuesto, que eres una pedante tan grande como yo misma. Porque al parecer al común de los mortales no les hace ni pizca de gracia. Es más, lo encuentran aburridísimo. :O Juro que no salgo de mi asombro: yo me tiro de la risa, de verdad. Es el sentido del humor típico piamontés, ese, retorcido y cabrón. Socarroncete, muy similar al humor montañés (de Cantabria, me refiero). No sé, que no es por chulería, pero es que es muy gacioso.

Por cierto, detesto mi blog: no sé para qué coño hice uno si no tengo la menor intención de escribir en él. Quel horreur! Nada, nada, ya me gano la vida escribiendo por obligación, no pienso añadirme otro deber al respecto. Me conformo con dar por saco en los blogs ajenos (verbi gratia).

Y eso, que ya. Besines!

Eleazar a dit…
Ce commentaire a été supprimé par un administrateur du blog.
Eleazar a dit…
Ce commentaire a été supprimé par un administrateur du blog.
Eleder a dit…

Eleazar, sobre el post 'Enemigos' de Azelaïs, no te preocupes demasiado; ella es demasiado inteligente como para odiar de verdad ;)

Me apunto alguna de tus recomendaciones (lo del final de "Baudolino" es verdad, pero no llega a "cargárselo", en mi opinión; sólo lo empeora un poco).

Ah, y para el resto de visitantes que lleguen a este añejo blog, quiero aclarar que (perdona que te pase a la tercera persona) este Eleazar no es el Eleazar Aragorn Angulóki que algunos conocéis. Digo, para evitar confusiones :)

Azelaïs de Poitiers a dit…

Me queda poco saldo en el ciber, jajaja... así que otro día contesto más.

Pero básicamente... lo dicho, que yo odiar, no odio. Bueno, salvo a los políticos de turno, que más que odiarlos me producen ira estomacal, pero bueno.

Respecto a la novela histórica... sí, hay mucho bueno. Desde luego Marguerite Yourcenal es una de las grandes, como Robert Graves, Umberto Eco, Manuel Mújica Láinez y otros, pero se publica demasiada porquería para cuando sale algo bueno.

Libros clásicos ya es tema aparte. A fin de cuentas no tenían que inventarse la época... y tampoco buscaban hacer novela histórica. Bueno, Homero sí, y le salió de pena como novela histórica propiamente dicha. Como literatura salió bastante mejor parado.

Leí el Roman de la Rosa hace años, muy buenas las dos partes.

Me falta uno de los que dices y miraré si le puedo echar el guante, no suena mal.

Y me voy ya, que no me queda saldo.
Res

Ukyo a dit…

..Eleazar, grata sorpresa encontrar gente nueva: "gente nueva" no es "gente que no conoces": a esta categoría pertenecen miles y miles de tipos que ya conoces, pero con otras caras y otros nombres.

..Eleazar, sin embargo no me sorprende en absoluto que pudieras llenar tus carencias emocionales [y ¡ojo!, que no hablo de nada que no suframos todos y cada uno de nosotros, porque no existe el hombre pleno, salvo quizá en la literatura oriental ;)] por medio de la religión, ya que está especialmente preparada para ésto. Plantea una filosofía pretendida íntegra y bondadosa que favorece mecánicamente la felicidad. No lo digo con ningún tipo de sarcasmo: recomiendo la religión a todo aquel que busque una vida de felicidad, esperanza y estabilidad. Pero que no piense que se librará de las muchas dificultades y dudas recurrentes en toda filosofía, porque no son característica del sistema, si no innatas al hombre.

Ukyo a dit…

..Eleder, buen Eleder: He escrito a la lista Colombiana y no he recibido respuesta. De momento he cumplido con mi parte, y ahí se quedará la cosa si no me requieren más movimiento.

..Y volviendo al tema: Te prometo que Azelaïs puede odiar, y me temo que recurre a este sentimiento con más asiduidad de lo que estará dispuesta a reconocer. Sí es, sin embargo y casi como tú dices, demasiado inteligente como para permitir que esto le destruya. Pero no tiene nada que ver con su extraño satanismo-cristiano, porque dudo que tenga demasiadas objeciones morales al acto de odiar en sí. No es necesario despreciar el odio para no convertirlo en razón de ser, como quizá haga el cristianismo. Decían en televisión que Angelina Jolie tenía un tatuaje sobre el estómago que "rezaba": "lo que te alimenta te destruye". No me importa si es o no cierto, pero sí es al fin y al cabo metonimia de lo que pretendo decir a continuación: valerse de aversiones no es forjar una filosofía, está más cerca de la lobotomía, el condicionamiento animal de Pavlov o la generación de doctrina sectaria (en el sentido popular del término).

Ukyo a dit…
Ce commentaire a été supprimé par un administrateur du blog.
Ukyo a dit…

..Me gustaría añadir: entiendo que un amor infinito está técnicamente desprovisto de la capacidad de odiar. Así, por mucho cristiano "sectario" que haya reconocido viviendo mi vida, el ideal final es mucho más elegante (al menos en forma) que la práctica habitual. Limitaciones del hombre de a pie, supongo.