samedi, décembre 03, 2005

Tres de diziembre de mildoscientosdiezynueve: "Ir de"

El ser humano, así, en general, está lleno de defectos. O mejor dicho, de "rasgos de su personalidad que pueden chocar con la personalidad ajena". Por otra parte todos tenemos un determinado nivel de tolerancia que nos hace tolerar determinados rasgos ajenos y detestar otros. Vamos, que hay cosas ajenas que no tragamos ni con salsa de curry...

Quizá el tipo de persona que menos tolero últimamente es esa gente que se considera poco interesante a ojos de los demás y decide enmascararse para mostrar una personalidad metida con loctite. Todos conocemos una buena cantidad de esta gente. Esos que tratan de comprarte como persona mostrándose lo ufanos que se sienten con su manera de vestir, con su docta cultura en materias extrañas a las que tú nunca tendrás acceso o con lo simpáticos y sociables que son. Esos que a los tres minutos te empiezan a escamar, porque te vas dando cuenta de que sus personalidades son bastante "de pega" y te empiezan a poner nerviosos. Los hay que las camuflan mejor que otros, todo sea dicho, pero tarde o temprano se les nota. Se les nota cuando te restriegan que tienen una enorme colección de música clásica en la que no saben distinguir una composición barroca de una romántica, o cuando aseguran que jamás se pondrían ropa que no sea gótica (que conste que no me meto con la gente que viste gótica porque le gusta y porque se siente identificada con esa ropa en concreto) o cuando les dejas un libro de Oscar Wilde (porque se supone que les encanta la literatura inglesa romántica) y te lo devuelven sin siquiera comentarte qué piensan de lo que han leído (suponiendo que lo hayan hecho).

Algunos de ellos encima tienen la desfachatez de imitarte. Los hay que incluso me imitan a mí... hay que estar acabado para tomarme a mí de ejemplo, pero esa gente generalmente no tiene muy buen sentido crítico y se afilian a lo primero que pillan. Seguro que los habéis notado... son esa gente que te exige que les dejes música, que le enseñes a hacer eso que haces tú, que les digas qué libros te lees... esa gente con la que te das cuenta de que las últimas tres horas de conversación han consistido en lo que haces tú desde que te levantas por la mañana hasta que te acuestas, la música que escuchas y los libros que has leído en los últimos tres años... pero que a su vez no te han aportado nada. Excepto el "ah, sí, me gustaría leerme eso" o el "no tengo nada de ese grupo ¿me dejarás algo?. Y es que una cosa es dejarse asesorar por gente que tiene intereses similares a los tuyos y otra cosa es reproducirla como persona.

¿Y luego qué? El Elfo hablaba el otro día (con respecto a otro tema) de esa gente que mitifica a otra gente para luego acabar mitificándose a sí mismos. Efectivamente, es lo que termina por suceder. Es un cambio gradual... primero te mitifican (a saber por qué... quizá porque ven que te llevas bien con determinada gente o por algo similar, no sé), deciden plagiarte y cuando te han plagiado lo suficiente (generalmente a tí y a otros, otras veces a tí en exclusiva) se automitifican y ahí llega cuando se vuelven más insoportables. Ya conocéis a esos que se creen Elfos y se sienten entusiasmados cuando alguien se lo dice (ya que han entregado largos años de su vida a parecerlo, mediante clases de actividades "élficas", dejándose largas melenas o adoptando lánguidas posturas), los hay todavía más divertidos, que se creen trágicos personajes extraídos del siglo XIX. También están esos que van de góticos provocadores, que son los más góticos, los más provocadores (incluyendo esas que son tan liberales que se dedican a poner las tetas en la cara de los amigos de su novio, que ya tiene aguante). O esos que simplemente van de seres "perfectos" y divinos y no pueden salir de casa si les ha salido un grano por si se nos derrumba la concepción sobrenatural que tenemos de ellos.

Todos tenemos una máscara, cierto, pero la de la mayoría es lo suficientemente frágil como para poder quitárnosla en presencia de los amigos o como para saber que lo que llevamos es una máscara y sirve para cosas concretas. El resto... es insoportable y poco creíble.

Si alguien se da por aludido en este blog que no se preocupe, efectivamente me he referido a varias personas concretas y creo haber sido bastante explícita, así que es normal, jejeje.

Al resto... os recomiendo un café con baileys mientras escucháis "A Kingdom for a Heart" de Sonata Arctica.

21 commentaires:

Lily Maid a dit…

Nunca más te pediré recomendaciones musicales o literarias, prima. XDDD
Jo, con lo que me gusta a mí adquirir conocimientos vía amigos.
^^ En cualquier caso, ¡bonito post!
Yo también conozco unos pocos que son así. Aunque a nadie le ha dado por imitarme nunca. XDDD

Nanna a dit…

Me ha parecido una interesante disección de cierto tipo de personajes que conozco, juaz!

Hic Sunt Dracones a dit…

Me encantaría saber por quien va este post! Que sepas que te lo pregunto en el próximo café!

Faramir a dit…

(...)mientras escucháis "A Kingdom for a Heart" de Sonata Arctica

¡ah, vale!
No tengo nada de ese grupo, ¿me dejarás algo? ;-b

Abrazos

Eleder a dit…

Aquí veo a alguien que quiere hacer méritos para prefecta de Slytheriiinnnn... :D

Qué bien me lo voy a pasar este puente XDD

hildegarda de bingen a dit…

¿qué pasa Eleder? ¿te vas para Zaragoza? qué guay!!!

Isilwen, hazme una lista de grupos Heavy favoritos y libros de historia medieval que no tengo personalidad....ah! y me pienso comprar un Ankh XDDDDDD

Azelaïs de Poitiers a dit…

Eh, eh, alto ahí, que a mí recomendar cosas me chifla, a ver qué os creéis que hago post tras post. Pero coñe, también me gusta que me recomienden. Amos, el matiz es que una cosa es compartir recomendaciones y críticas, que para eso está bien que la gente se informe antes que tú, y otra cosa es anotar hechos y costumbres de una persona para llevarlos a cabo. Vamos, como en la peli de "Mujer blanca soltera busca..." jajaja.

Faramir, no pidas cosas, que sé dónde vives. Y dónde trabajas. Incluso dónde tienes el aparato de música en la tienda, jejejjee. Y lo puedes lamentar mucho.

Jajajaja Hildegarda, para grupos jebis interroga mejor a la Celebcita, que es la más jebi del lugar... de todas formas no sé a quién quieres engañar, porque a tí personalidad y buen gusto te sobran.

Ukyo a dit…

hildegarda de bingen dijo...
>Isilwen, hazme una lista de >grupos Heavy favoritos y libros >de historia medieval que no tengo >personalidad....ah! y me pienso >comprar un Ankh XDDDDDD

(Perdona que te chafe la ironía, vale? :P)

..Pero es que es así, y no hay más remedio. Nadie nace con personalidad, de modo que es algo que se adquiere, y plantearos cuáles son los mecanismos por los que se hace. Planteároslo y la próxima vez que nos veamos lo comentamos si os apetece, ninguna oportunidad de pegarle una patada a la humanidad está de más.

Fiondil a dit…

Como dice Ukyo es un proceso natural de aprendizaje el imitar, el tomar modelos en otras personas a lo largo de toda nuestra vida (buf, y está precisamente relacionado el tema con el coñazo de trabajo que me ha tocado hacer en una asignatura sobre la inteligencia emocional aplicada a las empresas y las competencias emocionales que debe mostrar un líder en ellas, como por ejemplo, servir de modelo y hacer que la gente lo vea como alguien al que imitar).
Pero quizás lo que veo que te fastidia más de todo esto no es el hecho de la imitación que hacen otras personas de gente que les parece interesante o de modelos que ellos creen como meta a lograr, sino que la mayoría de la gente que lo hace se queda precisamente en los aspectos superficiales y en los detalles que conforman el comportamiento de una persona.
Y justo es que todo lo superficial no es un todo de por sí, sino que suele ser generalmente consecuencia del interior.
Lo que pasa es que esa gente no es capaz de llegar al fondo, a la esencia misma de por qué te gusta tal o cual cosa, y al imitar a otros están perdiendo la razón misma por la que hacer esto, ya que a los demás les ha requerido años de experiencias el haber llegado a tener unos ciertos gustos por algo, encuadrados en una filosofía de vida más profunda.
Y es que nuestros gustos, nuestros gestos, nuestra actitud, etc. no hacen de nosotros nada, en mi opinión todo ello parte de nuestro propio camino vital y la forma de ver las cosas.
Vamos, que si a alguien le gusta la música renacentista sólo porque piensa que "que guay es noséquién escuchándola, cómo me gustaría ser así", sin conocer realmente el motivo de por qué esa persona aprecia esa música (o como ha llegado hasta ella, o simplemente como se sitúa cerca de sus preferencias por lo que le sugiere, etc.).
Pero aprender por imitación no es malo... siempre y cuando al final, seas capaz de generar tu propio criterio, indagar por tu cuenta, y en definitiva, tu búsqueda personal, tu tao en la vida, xDD. Es broma, quiero decir, tu manera de vivir la vida, sin más :D
En definitiva, que si lees, yo qué sé, a Shakespeare o a Nietzsche por hacerte el interesante/culto y al final te acaba gustando per se y descubres cosas nuevas, pues supongo que es algo bueno :)

Azelaïs de Poitiers a dit…

No puedes haber clavado mejor lo que quería decir en el blog (y como siempre escribo deprisa y corriendo... a saber lo que puse), Fiondil. Efectivamente. A mí recomendar me encanta. Y que me recomienden, por supuesto, y dejarme asesorar por gente en cuyo gusto confío mínimamente. Pero es eso... me gusta escuchar tal grupo que me recomienda tal persona porque posiblemente me pueda gustar a mí (y quizá no me guste, y ningún problema), no porque me gustaría ser tan guay como ese que escucha el grupo en cuestión.

Por cierto, bienvenido, señor Fiondil, pase usted y póngase cómodo.

artdyl a dit…

Hay algo dentro de recomendar que es fascinante: a alguien que sabes que puede aprovecharlo, ponerle algo que tú conoces y que sabes que puede aprovechar más que nadie. Tiempo después (¿meses, años?), esa persona es quien te descubre lo excepcional en lo mismo que tú le recomendaste.

A mi me ocurió al recomendarle a Ángel González a un amigo mío. Era estupendo ver la pasión con la que me comentaba algunos poemas unos meses después, enseñándome una gran cantidad de nuevos y fantásticos matices.

Pero me temo que este ejemplo está en las antípodas de esos de los que te quejas, ¿no? Y son menos frecuentes... ¡a buscarlos!

hildegarda de bingen a dit…

Coincido con Ukyo y Fiondil, aprendemos por imitación. Pero una cosa es "imitar" o querer ser como ciertos modelos a los que admiras porque tu trayectoria vital, tus valores, lo que quieres ser en la vida te acerca a ellos y otra imitar como monitos solo porque alguien es guay. Si esa imitación al final te lleva a valorar ciertas cosas, a profundizar y aprender y te ayuda a ser mejor o descubrir mundos que no conocías pues bienvenida sea, pero si se queda en lo superficial rápidamente estarán hastiados y buscarán otro modelo a imitar.

Olatz

Por cierto, acabo de descubrir a Adam Green (cantante), os lo recomiendo ;P
Besos.

hildegarda de bingen a dit…

Por cierto ¿dónde anda Celebrinlas que tiene el blog abandonado? ¿está bien? a ver si encuentro su número que no sé lo que he hecho con él y le mando un sms
salúdala de mi parte y besos para todas las de Menegroth (y para Juanki, que no se pomga celoso)
olatz

Ukyo a dit…

..Por los motivos habituales he contestado en mi blog.

1.- Atraeros a una emboscada dialéctica.

2.- Mantener la homogeneidad de vuestros comentarios (por eso de la extensión).

3.-Alejar mi presencia de aquellos a los que les cansa. No quiero ser pesado.

Eleder a dit…

Fiondil, exactamente! Y muy relacionado con lo que comentaba yo en mi blog hace ya unas semanas sobre Lewis y el concepto positivo de "fingimiento": fingir que alguien te cae bien, incluso cuando no te cae, pero hacer ese esfuerzo (no sólo externo, sino también interno), suele llevar a que te caiga mejor.

Y Hildegarda, la Alta Sacerdotisa Leonor de Lioncourt está bien, aunque algo liada :)

¡Hablamos! :)

LilyMaid a dit…

Es Elevada, con "e".

Elaine, excéntrica profeta

Irea a dit…

¡Qué horror, qué mal rollo eso de que alguien plagie tus gustos y tu forma de ser! O__O Todavía no me ha pasado - a Dios gracias. Un saludo.

artdyl a dit…

¡Azelais! Ayer tuve un examen por donde aparecía un momentito Raimbaut D'Arenga, así que aproveche para hablar de su buena amiga, la trobairitz Azalais de Porcairagues, pero he tenido un lapsus... ¡y he escrito Azelais de Poitiers! ¡¡Aaarrgh!!

Hacía tiempo que no me miraba nada de esta mujer, y tu nombre lo tenía más reciente... en fin, que sepas que estás por ahí, por algún examen de la Universidad de Cádiz...

Amaia a dit…

La verdad es que hace tiempo que no encuentro gente así, o será que ya pasó tanto que no me doy ni cuenta, después de conocer los que van de artistas.... pa qué contarte, pa qué. "No, yo hago obras abstractas porque lo figurativo, como haces tú, es algo que ya tengo superado", y cuando el tío se dignó a hacer una obra figurativa hizo una tía que no tenía ni proporciones ni movimiento ni nada, que además no tenía rostro porque no quería que se supiera quien era. Por favor!!!!!cuéntaselo a tu madre, gilipollas! Es que no podía con ese tío.
También hay un tipo de personas que no puedo soportar, que son las que se dedican a restregarte lo que no haces y deberías hacer. Pongo el ejemplo que es más claro. Mi prima, que no hace nada, se dedica a empezar cursillos y no acabarlos por cualquier excusa, y empezó su útil carrera de Derecho peor sólo aprobó una asignatura y lo dejó, se dedica a "echarme la bronca" de vez en cuando, porque no pinto, porque no acabo los cuadros, porque no monto exposiciones, porque estudio cosas que no sirven para nada (véase Bellas Artes e Historia del Arte). Claro, como ella ha hecho algo útil con su vida se dedica a darme consejos a mí, que vale, bien, aún no sé hacia donde voy, pero algo mejor que ella creo que ya voy. Bueno, pues esa gente creoque también se merece una bonita medalla. ¿También teneis gente de este tipo a vuestro alrededor? (no cuentan los abuelos o madres, esos son así por naturaleza) XDD

Azelaïs de Poitiers a dit…

Corcho, Artdyl, no fastidies, jajajaa... lo mismo el profesor se piensa que es otra y se pone a mirar por Internet a ver si la encuentra.

Lo malo es que si hace eso, lo mismo aparece aquí, jajajaja. Bueno, ehmm si eso, como ve que ya te sabes la que era, tampoco te va mal.

Erl... si nos lee el profesor, saludos y tal, jajaja.

Anonyme a dit…

ser perfecto y divino hijo de puta