lundi, août 22, 2011

Veynte i dos de agosto de MCCXXV: "¿Dónde vas, Benedicto XVI?"

El poder temporal en la Tierra está corrupto y al espiritual no le va mucho mejor, por más que les guste dorarse la píldora y creer que la Iglesia Católica funciona mejor que nunca. No hay más que ver las reacciones que ha despertado la última visita del Papa a este país. Las quejas, muy justificadas en unos aspectos y completamente fuera de lugar en otras cuestiones, se han multiplicado de todas las formas habidas y por haber. Y es que, un país que lleva ya una buena temporada rascándose el bolsillo, no tiene mucha gana de ver cómo una buena cantidad de peregrinos se pasean de aquí para allá beneficiándose de ayudas especiales.

Se dice que no se ha utilizado dinero público, pero todos sabemos que las empresas patrocinadoras se van a ahorrar unos buenos dineros a la hora de hacer la declaración del año próximo. Dineros que no van a llegar a las más que mermadas arcas de la Hacienda Pública. Sabemos que han ocupado espacios públicos como colegios o que el ayuntamiento de Madrid se ha utilizado como basílica. ¿Perdón? ¿Acaso no hay suficientes edificios eclesiásticos en todo el país en general y en Madrid en concreto para alojar a los peregrinos y para realizar las funciones eclesiásticas correspondientes?. Y sabemos, también, que han tenido un bonito descuento en el abono para el metro. Descuento que el gobierno se ha sacado de la manga para quedar bien pero que ni siquiera era necesario. Con toda seguridad, toda esa gente que ha llegado a Madrid habría comprado el metro igualmente sin su abono especial. Habría adquirido y abonado la cantidad correspondiente que también habría servido para enriquecer las arcas de este país, más que mermadas. Ojo, porque no estoy hablando de hacer negocio de la visita del Papa, pero sí de que, ya que miles de peregrinos vienen, saturan las calles, inundan ciudades y causan infinidad de molestias a la mayoría de la población a la que ni le va ni le viene que venga el Papa, Obama, el príncipe de Gales o Perico el de los Palotes, que esto suponga al menos un respiro para las arcas de este país. No digo que paguen de más, sino que paguen lo habitual en cuestiones de transporte y que se utilicen espacios eclesiásticos y no públicos para su cobijo. ¿Acaso se ha quejado alguien de la llegada masiva de peregrinos que van a Santiago en los años Xacobeos? He aquí la diferencia entre "no molestar a nadie" y "tocar las narices a todo hijo de vecino".

Que conste que no creo que los peregrinos tengan la culpa de todo esto. Les han ofrecido unos beneficios para su visita y los están aprovechando. Nos han fastidiado. El que no haría lo mismo en su lugar que levante la mano. De hecho ni siquiera creo que Ratzinger tenga demasiada culpa de esto en concreto, por mucha tirria que yo le tenga. La culpa es nuevamente del Gobierno de este país y de todo quien haya posibilitado semejante chapuza.

De ahí a que apoye las manifestaciones de ateos hay un enorme trecho. Si se hubieran manifestado una semana antes lo hubiera considerado correcto. Manifestarse cuando está ya todo montado y están todos los peregrinos en Madrid es ir buscando bronca de la peor manera. De la actuación de la policía en los disturbios no se puede ni hablar porque no hay palabras que lo definan. Me pregunto de qué sirven las pruebas psicológicas que se hacen para seleccionar a semejantes individuos cuya función se supone que es preservar el orden, no liarse a hostias con todo hijo de vecino. ¿Quién vigila al vigilante?

Un asunto feo y mal montado que supongo que ha deslucido el evento para todo aquel que sencillamente quería ir a ver al Papa. Sin embargo, considero que la Iglesia lo está haciendo mal, pero condenadamente mal, para generar tanto odio en su contra. Y hablo de la cúpula de la Iglesia, por supuesto, no de las parroquias de barrio, las misiones en África o lo de más allá. Hablo del Vaticano y de sus grandes apoyos (donde para mí el más tremendo es el Opus Dei), porque a día de hoy, sintiéndose al parecer amenazada, se está radicalizando cada vez más, alejándose de la sociedad a la que supuestamente tiene que guiar. Hablando del pecado, de la culpabilidad y del sacrificio como si fueran los únicos medios para la vida pía. Entrometiéndose en la vida personal y privada de los fieles. Condenar la homosexualidad está fuera de toda lógica, prohibir el uso del preservativo (salvo, atentos, en caso de prostitución, fascinante) es directamente vergonzoso en un mundo en el que se expanden las enfermedades de transmisión sexual. Y es más ¿de verdad es tan importante para la vida cristiana con quién y de qué manera se acueste uno? porque yo no lo veo de ninguna manera en el Evangelio, por cierto. Y mira que gasta casi 2000 años.

Hace pocos días el arzobispo de Granada afirmó en una homilía que "el hombre tiene derecho a abusar de la mujer que aborta". ¿Qué clase de Iglesia está permitiendo que sus principales representantes tengan la tranquilidad de soltar semejantes burradas?. Sólo falta que algún hijo de la grandísima decida hacerle caso. Claro, que Ratzinger asegura que el aborto es más grave que la pena de muerte o una "guerra justificada". Ahí queda eso.

Me cabrea la gente que asegura que "todos los curas son unos pederastas". Me cabrea porque he conocido a muchos, cuando pululaba por la parroquia como todos los críos de mi barrio, cuando cantaba en el coro o cuando fui catequista, y puedo asegurar que ninguno de los muchos sacerdotes con los que tuve la suerte de coincidir era pederasta ni se le pasaba muy lejanamente por su cabeza. Sin embargo, me indigna mucho que la Iglesia no reaccione de manera más contundente en los casos que sí se ven. No creo que haya más curas pederastas que profesores o entrenadores de baloncesto, pero a los sacerdotes los juzga el derecho canónico. ¿Cómo puede el derecho canónico amparar a quien claramente está alejado del camino de Dios?.

Por no hablar de los templos, de las celebraciones, de los lugares "milagrosos". De todo se hace espectáculo y de todo se saca dinero y no necesariamente revierte en obras pías. ¿Cómo puede predicar la pobreza quien vive en la opulencia? ¿En qué momento invadieron los mercaderes el templo del Señor?.

Señor Ratzinger, sólo me queda decir una cosa... no soy precisamente una buena seguidora de mi propia religión. Peco mucho incluso dentro de lo que yo considero pecado. No son pecados graves, ¿sabe?, pero son pecados de palabra, de obra y de omisión. Sin embargo, algo tengo muy claro... mi Dios no es el suyo, sino el del Evangelio.

Recomendando un colacao fresquito, que entra muy bien en estos días de caloraco. Y el Miserere de Allegri, de las pocas cosas buenas que tiene la radicalización de la Iglesia.

5 commentaires:

Xabier Huici a dit…

...chunga!!

Azelaïs de Poitiers a dit…

Jajaja que me lo digas tú, me preocupa...

David Arrarás "Gaueko" a dit…

La verdad es que resumes casi punto por punto lo que pienso al respecto. Entiendo la necesidad de promocionar una "asociación" para atraer gente, pero no estoy de acuerdo en el circo que la iglesia ha montado en Madrid. Ni en como ha actuado el gobierno ni las fuerzas de seguridad, o en como se han comportado los peregrinos en determinados momentos.

Pero para que nadie se vaya de rositas, tampoco estoy de acuerdo en como se ha llevado a cabo la mani laica: he visto algunos carteles y disfraces que serían ofensivos para alguien religioso. No creo que sea lugar para hacerlo un sitio lleno de pregrinos.

La sensación con la que me quedo es que hay tontosdelculo en todas partes y facciones y que, desgraciadamente, hay mucho gilipollas y muy pocas balas...
:-(

Yazston a dit…

Pues yo creo que el gobierno una vez más quería labarse la cara y le ha reventado encima.

Me explico, nosotros decimos manifestación laica pero en la tele sale como "indignados", esto que quiere decir que quieren manchar un movimiento con los malos actos de otro.

La manifa laica se veia que es a generar polemica y aun así se deja a la izquierda abertzale les han denegado manifas por menos pero aquí se deja de repente y se tira el protocolo antidisturbios por la borda y se pone un "minimo" cordón policial.

Pasa lo que tiene que pasar (sín que la policía haga algo) y repito hay procedimientos para evitar eso.

Eso sí una vez bien montada todo se va al garete y se ponen contundentes.

Por mi parte mal por parte de:

- Los "jovenes" cristianos
- Los laicos
- El gobierno
- Las "fuerzas" de la ley.

El resto coincido.

Eso sí, mi proxima frase para ligar será:

"Hola has abortado alguna vez"

y la que me responda afirmativamente procederé a beneficiarmela ahí mismo al grito de "Mi pastor me lo permite" o "Así lo quiere el señor". Sip, eso haré. XDDD

Azelaïs de Poitiers a dit…

Hombre, ése es otro tema que tampoco he tocado, porque se puede hablar largo y tendido sobre todo este asunto del Papa.

No me queda nada claro a santo de qué el gobierno ha plegado y ha sacado la alfombra roja para el Papa y para todo aquél que quiere ir a verle. Una cosa es diplomacia y otra hacer el primo. Y en este país se ha hecho el primo.

Pero sí, con respecto a la manifestación de laicos, cuando menos es "curioso" que se permita en un momento y se saque a la escudería pesada en la escena siguiente.

En este país gusta mucho juntar churras con merinas cuando se trata de desprestigiar lo que no gusta. Como los indignados no gustan y no hay manera de hacer ver que son unos violentos desarrapados, se intenta vincular el movimiento del 15M con todo acto violento acontecido en este país. De igual manera que se asegura que tienen vinculaciones con ETA y con lo de más allá y en vista de que los ateos iban a dar guerra, qué mejor oportunidad para dejar claro que los indignados son los mismos "jóvenes violentos".

No me cabe la menor duda de que muchos de los participantes en la manifestación de ateos estarían también en la de indignados, pero poco tiene que ver lo uno con lo otro. Estos mismos asistentes a ambas manifestaciones muy posiblemente también estén en la asociación de vecinos de su barrio y en el club de marujas del barrio. Incluso no me sorprendería (y me gustaría que se reflejase) que una buena parte de peregrinos españoles hubieran participado también en el 15M. No veo que tenga que estar reñido querer ver al Papa con estar hasta los mismísimos de la clase política de este país.

Los indignados no son necesariamente ateos, los ateos no son necesariamente indignados ni los ateos son necesariamente violentos. Ni siquiera todos los indignados son desarrapados sin estudios a diferencia de los visitantes al papa, que eran todos unos chicos muy limpios y con estudios, según dijo algún tertuliano televisivo.

Afortunadamente, las imágenes que se han grabado en las que figuran peregrinos que tampoco terminan de tener un comportamiento muy cristiano y peor, las de la policía repartiendo mamporros en lugar de manteniendo el orden han dado pistas más que suficientes para quien quiera entender. Quien no quiera entender se va a conformar con la versión oficial, qué duda cabe.

Como dices, David, demasiado gilipollas para tan pocas balas.

Por lo demás, respecto a tu último comentario, Yazston, recuérdame que te mande a dormir al sofá, jajaja.