jeudi, novembre 16, 2006

Diezyseis de noviembre de mildoscientosveinte: Madrid y el Thyssen

Este fin de semana el elfo y yo fuimos a Madrid, que ya nos tocaba sellar visita. Lo cierto es que ha sido un fin de semana raro, porque queríamos hacer cienes de cosas y ver a cienes de personas y la cosa se nos quedó bastante reducidita... Aparte del viernes, que hicimos de todo, los demás días nos lo tomamos de relax, calma y tranquilidad. Y no tiene mucha gracia por nuestras partes, claro, a fin de cuentas no vamos todos los días a Madrid, pero bueno... como le dije al felfo en el autobús de vuelta: la próxima vez tenemos que ir para una semana, jejeje.

En fin... entre las personas que se me quedaron en el tintero, me dio mucha rabia no haber podido quedar con Eär, Dûriner y Cecilia. Con estos dos últimos el movil me jugó una mala pasada al final. Con Eär estuvimos a punto de tomarnos unas cervezas, pero entre unas cosas y otras no pudo ser. También me dio mucha rabia no tener el acostumbrado café de ex-compañeros de piso con Eleder (con algunos ex-compañeros de piso aún me hablo, jajajaja), o estar más rato con Sûl y Lothi. A favor tengo el que estuve mucho tiempo con Ariencita, que mucho se la echa de menos y siempre es un placer estar con ella (que tan amablemente nos invitó a su piso, todo sea dicho).

Entre las cosas que quedaron sin hacer... quería aprovechar para ver unos cuantos museos. De los que ya tengo vistos, por cierto, porque parece que una vez que ya has estado en un sitio ya no hace falta volver y no es así. Curiosamente, con el paso del tiempo se aprende a apreciar lo que antes se había ignorado bastante y al revés, cosas que antes te pegabas por ver ahora te pasan sin pena ni gloria. Y no deja de ser extraño, porque a fin de cuentas, cuando estaba estudiando la carrera tenía mucho más frescas las cosas, pero en todos los sentidos, parece que el placer estético varía con los años.

El viernes al menos me escapé para ir al Thyssen, que hacía eones que no pisaba. La última vez estaba viviendo todavía en Madrid, por cierto. Lo tuve que ver casi a contrarreloj, porque había quedado para comer después con Marcos y Arien, así que me entretuve con lo que me pareció y lo otro lo pasé bastante por alto. Como era de suponer, me tiré una buena parte del tiempo en las salas medievales. En estas en concreto, está claro que mi interés no es tanto estético como iconográfico. Deformación profesional, vamos. Ahí estaba yo con la agenda apuntando toda iconografía interesante sobre la muerte, en la que destaco especialmente un anónimo veneciano de 1360 que tenía el número 257. En un temple de virgen con niño aparecía un donante con una muerte monísima que se lo quería llevar. Tan maja ella.

Por lo demás, una vez dejadas las salas de pintura medieval, mi primer gran impacto visual fue en la sala del Greco. Una vez más. Y es que es impresionante que el tipo hiciera semejante utilización de la composición, el color y las formas. Que casa dentro del manierismo, pero lo supera de forma exagerada. Me entraron unas ganas enormes de ir a Toledo (donde sólo he estado una vez) a ver El Entierro del Conde Orgaz. Bueno, y de paso para ver Toledo, jajaja. Sin lugar a dudas, los dos cuadros más impresionantes del Greco que tienen en el Thyssen son La Anunciación y la Concepción de la Virgen. No somos nada.



Disfruté de los tres cuadros que más me han llamado la atención en otras visitas anteriores: Metrópolis, de Grosz, Expulsión, luna y luz de fuego, de Thomas Cole, lienzo que Ture y yo bautizamos como (hostia, es la puerta de Moria!!!), que no es especialmente interesante como lienzo, pero que le cogimos cariño, jajaja y muy especialmente el cuadro que más me gusta del museo: El Puente de Charing Cross de Monet, que aprovecho para colgar aquí:

La primera vez que vi el museo (debía de ser el año 96 o 97) lo acababan de adquirir y lo presentaban como "importante novedad". La verdad es que me dejó impactada. Monet siempre ha sido uno de mis pintores favoritos, me encanta su forma de representar la luz, pero si de normal ya impresiona, todavía impacta más en los cuadros que trata de reflejar nieblas, amaneceres y cosas similares. El muy capullo utilizaba el azul como nadie. Impresionantemente, con un lienzo prácticamente monocromo es capaz de mostrar toda una escena. Con luces y reflejos en agua. Todo un genio. También de Monet es impresionante El Deshielo, por cierto.

Respecto al cambio de gusto estético con los años, me sorprendió que por primera vez en mi vida me gustó (y mucho) un cuadro de Ribera, La Piedad. Hasta ahora, Ribera siempre me había parecido un pintor bueno, correcto y consecuente con su época, nada más. Pero el dramatismo de la obra me dejó bastante impactada. Y eso que ya la había visto antes. No cuelgo la imagen por que en foto pierde terriblemente.

Finalmente, me impresionó Nolde con su Atardecer de Otoño. A diferencia de Ribera, Nolde siempre me ha gustado bastante. O mejor dicho, muchas cosas de Nolde siempre me han gustado bastante. Pero lo que impacta ver esto de cerca...:


Por lo demás, una vez más me di cuenta de que quien fue durante años uno de mis pintores favoritos, Rubens, ya no me hace tanta gracia. Y eso que el muy asqueroso pintaba la luz como nadie, pero no sé... supongo que con el tiempo sobrecarga tanta joya, oro, celulitis y demases. Y todo sea dicho, tanta pintura de sus alumnos, que si Rubens hubiera pintado todos sus cuadros posiblemente tendrían bastante más calidad. Pero bueno, es un mal habitual.

Por cierto, que me sorprendió negativamente que ni el Thyssen, museo bastante reciente, se salva de la terrible costumbre de iluminar muy mal los museos. Una vez más en muchas salas la luz cae directa sobre los cuadros y no sabes cómo cuernos colocarte para no tener que ver brillos "de más". En el caso de los cuadros oscuros, tenebristas y demases de hecho no sabes cómo ponerte para ver el cuadro (¡ahí va! si ahí hay una cara) y es que gastar dinero es fácil, pero gastarlo bien ya es bastante más complicado y lo cierto es que se puede hablar bien de muy pocos museos.

En fin... la visita al museo en solitario (el elfo había quedado con dos amigos suyos) me hizo pensar largamente en todas esas conversaciones sobre la función del arte que a menudo solemos mantener (así de pedantes somos), e incluso de la filosofía del arte y la estética. Entre eso y la afición filosófica que tienen a destripar el mundo Marcos y Javi, acabamos teniendo una muy interesante conversación cuando nos dirigíamos hacia el autobús de vuelta, pero poner eso ya sería alargar de más un post ya de por sí pedante de ganas. A ver si un día de estos me pongo y lo meto en otro post.

Para mientras, portarse mal. Recomendando... tomar un chocolate a la menta (toma delikatessen) y escuchar "Precious Jerusalem" de Blind Guardian. Dedicado a Cecilia, que no le gustan, jajaja. Ah! y una partidita de Carcassone, otra de las cositas que nos trajimos de Madrid y que nos tiene permanentemente enganchados. Buenas noches...

11 commentaires:

Selerkála a dit…

Chica, lo prometido es deuda y a mi deudas no me gusta tener, jajaja!
Aquí estoy, pa comentar este post tuyo que me ha encantado.
Lo primero: recordarte que ya que gracias a ti he descubierto "Expulsión, luna y luz de fuego, de Thomas Cole", y dado que me ha encantado, pues ahora aparece en el blog de Kmisteriosa, como una panorámica de mañolandia...

Curiosamente coincidimos bastante en los gustos pictóricos tu y yo. Sobre todo en la forma de hacer ARTE de EL Greco( que seguro aparecerá en mi examen del proximo dia 27...), y por encima de todo en "adorar" al gran Claude Monet.

Cuando descubrí el Impresionismo allá en mis años mozos en el bachillerato ya me encantó, y siempre ha sido uno de mis pintores predilectos. Y esque es genial en todo lo que pintó, que fues mucho. Es ver cualquiera de sus lienzos de nenúfares (por ponerte un ejemplo)y desear ser una rana para bañarse entre ellos, jajaja!

Esa vibración del color, esos toques maestros... ains! Que mal repartido está el talento... Lo que hubiese dado por que mis intentos de crear lienzos decentes en mi infancia hubiesen dado mejores resultados... Aunque siempre me puedo dedicar al "dripping", que para eso no hace falta demasiado talento en mi opinión.

Bueno, ya lo dejo por hoy, que me "expando mucho".

A ver si nos vemos prontito, y conozco de una vez a Nuala!!!

Muchos besitos!!!!

Azelaïs de Poitiers a dit…

Ah, pero ¿tú tienes algo que ver con la "K" misteriosa?
(PSSST GENTE: Esta sabe algo) jajajaja.

Sea usted bienvenida a mi humilde morada, señorita Selerkála. En cuanto a la morada no virtual, ya sabes que está siempre abierta para una cuñá tan encantadora como usted. Y que Nualita también estará encantada de conocerte. Sobretodo si tienes plan de tirarle bolas de papel, ratones de juguete y tal... es esclava de todo lo que pueda ser sometido a patadas por el suelo, jejeje.

Eowyn Zirbêth a dit…

Lo que aprendo leyéndote, y lo digo de corazón. Me apunto ese post que prometes (lo prometes, ¿no?) sobre la conversación con tu elfito y Marcos (que no tengo ni idea de quien es, pero me da lo mismo, quiero el post). Yo estuve hace años en el Thysen justo en una exposición temática de El Greco, que incluía varias versiones de la Anunciación y la Concepción de la Virgen, y aunque yo no soy muy de cuadros (me gusta más la escultura), me quede completamente fascinada. Ese hombre estaba por delante de su tiempo y, con otros motivos, arroyaría también ahora. En fins...

Azelaïs de Poitiers a dit…

Joerse, yo que escribo estas cosas "por amor al arte" (nunca mejor dicho) y luego va y me encuentro que a alguna gente le interesan y todo, jajaja. Ya veréis, ya, las parrafadas que pienso meter (como si no las metiera ya).

Pues nada, que la próxima vez que vaya a Madrid tendremos que hacer una excursión de museos, porque Arien también estaba interesada.

Por cierto, Eowyn, mucho te envidio la exposición del Greco que viste. ¡Yo también quiero!. Ah! Y Marcos es "mi elfito", el que conversó con nosotros es Javi, un amigo suyo que estudia filosofía en Madrid. Las conclusiones que yo saqué de la conversaciones que tuvimos (porque me temo que las de ellos dos serían mucho más interesantes si se pusieran al trapo) caerán por aquí cualquier día de estos.

keleb-dûr a dit…

probando.....

keleb-dûr a dit…

vale, es que últimamente no me dejaba publicar coments

aunque coincido con lo que dices de esos pintores, la verdad es que ni el Greco ni los impresionistas me gustan mucho (lo cual no quiere decir que no fueran absolutamente geniales)
del Thyssen me gustan también las salas medievales. Nunca había visto juntas tantas tablas flamencas y góticas....y desde luego, el que creo que es también uno de los preferidos de Lothi: el cuadro del caballero en un paisaje (¿se llama asín?) que yo lo llebaba en mi carpeta de instituto (sí, querida, nada de cantantes de moda, pedantuela que también es una) XDDDDD

y hay un cuadro de Rotko ante el que me suelo quedar sentada tiempo y tiempo ¡es taan relajante!

en cuanto al de Thomas Cole, me compré la postal, aunque más que las de Moria a mi me parce el monte del destino XDDDD tamos muuuy mal XDDDD


en cualquier caso, ¡qué perra la Thyssen y cómo le odio por tener esa colección!!! Menos mal que al final se quedó en España y la podemos disfrutar. Yo cada vez que voy a Madrid me paso por el Thyssen. Aunque la próxima me toca el Prado que hace siglos que no he ido

keleb-dûr a dit…

vale, es que últimamente no me dejaba publicar coments

aunque coincido con lo que dices de esos pintores, la verdad es que ni el Greco ni los impresionistas me gustan mucho (lo cual no quiere decir que no fueran absolutamente geniales)
del Thyssen me gustan también las salas medievales. Nunca había visto juntas tantas tablas flamencas y góticas....y desde luego, el que creo que es también uno de los preferidos de Lothi: el cuadro del caballero en un paisaje (¿se llama asín?) que yo lo llebaba en mi carpeta de instituto (sí, querida, nada de cantantes de moda, pedantuela que también es una) XDDDDD

y hay un cuadro de Rotko ante el que me suelo quedar sentada tiempo y tiempo ¡es taan relajante!

en cuanto al de Thomas Cole, me compré la postal, aunque más que las de Moria a mi me parce el monte del destino XDDDD tamos muuuy mal XDDDD


en cualquier caso, ¡qué perra la Thyssen y cómo le odio por tener esa colección!!! Menos mal que al final se quedó en España y la podemos disfrutar. Yo cada vez que voy a Madrid me paso por el Thyssen. Aunque la próxima me toca el Prado que hace siglos que no he ido

keleb-dûr a dit…

hala!!! ahora se publican de dos en dos
ains!!

Azelaïs de Poitiers a dit…

A mí también me flipan las salas medievales. Sí vi bastantes más juntos en Italia, en Siena y Florencia los museos están hasta arriba de tablas del duecento y del trecento que son preciosas. Y en Paris está el museo de Cluny que no se suele ver pero que recomiendo a todo el que tenga la suerte de poder pasarse por ahí. Pero posiblemente el Thyssen sí que sea uno de los museos que más material tienen de esta época en España.

Rotko no es uno de mis pintores favoritos, pero la verdad es que tiene cosas que me encantan.

Y por cierto, yo también hace mil que no me paso por el Prado. A ver para cuándo hacemos un viaje conjunto. Eh! ¿y quedar para hacer un fin de semana museístico y cultural en Madrid? así nos vemos y disfrutamos del arte y la pedantería en compañía.

Ah y ehmmm yo llevaba una bailarina de Degas en una carpeta y la Anunciación de Simone Martini (uno de mis cuadros favoritos) en la siguiente que tuve. Damos asco, jajajaja.

Eowyn Zirbêth a dit…

Aish, si hacéis lo de venir a Madrid de museos, avisadme, que me apuntoooo: así aprendo en directo, que es mucho más entretenido y puede haber chocolate a la menta (o a la naranja, que tambien está de vicio) de postre. Ya me veréis babear ante los impresionistas (qué envidia me dan esos cabrones, como usan el color). Y hace ya tanto que no voy al Thyssen que ni siquiera sé si tienen algo de los prerrafaelistas, que me encantan. La rabia que me dió dejarme en el aeropuerto, cuando volví de Valinor, mis láminas, en especial la del Iniciado, que es como ver a Éowyn en vivo y en directo. Algún día me haré ese vestido, síiiiiiii

Voy a tomarme la medicación.

Azelaïs de Poitiers a dit…

Uhmmm a mí también se me olvida de un día para otro en qué museo he visto tal cosa. Qué mal... cuando sólo conoces tres o cuatro sabes perfectamente dónde está todo y crees que no lo vas a olvidar nunca pero qué va.

No hay nada prerrafaelita en el Thyssen. Espero, claro, porque como ya he dicho tuve que correr bastante y me tuve que saltar muchas cositas (cosa que me fastidió bastante y espero compensar en próximas visitas). En cualquier caso... EXCURSIÓN PEDANTE! EXCURSIÓN PEDANTE! Jajajja