vendredi, février 24, 2006

Veinte y cuatro de febrero de mildoscientosveinte: Enemigos

Una de las virtudes que más cultivo es la de ser borde. Sí, sí, no leéis mal. Ser borde es una cosa la mar de práctica. Muy especialmente con la gente que no soportas, porque así te ahorras muchos malos ratos. Ya sabes, comprenden que no les tragas y empiezan a no tragarte ellos también, ahorrándote su conversación y esas cosas. Todo muy práctico. Además, así es justo porque también ellos pueden ponerte a caldo, que también es muy sano para desahogarse, descargar malas leches y todo eso.

El caso es que de ahí a que odie a tanta gente (como muy a menudo he oído decir...) va un trecho muy grande. Siempre he creído que para odiar a alguien, tiene que ser al menos un alguien que consideres a tu altura o superior. De lo contrario, lo que haces es despreciar, que es muy diferente (y también está recomendado en el "manual de la zorra perfecta" que un día escribiré).
En los últimos tiempos me he dado cuenta de que también soy capaz de odiar (no sólo despreciar) a personas que conozco mediocres como seres humanos, pero cuyo poder es muy superior al de cualquiera. Como podréis imaginar, me refiero a políticos varios. Sí, creo que definitivamente se puede considerar odio lo que siento por personajes como Rajoy, Zaplana... o la Porcina (para profanos, la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, una auténtica cerda).

Con todo esto, creo que un mundo en el que tu mayor nivel de odio está dirigido a la Porcina es una auténtica estafa. Me refiero a... ¿qué hay del enemigo como Dios manda? ese que es tan bueno como el bueno (o el malo, al gusto de los participantes) pero con peor suerte (o mejor, para regodearnos en nuestra desgracia). Ese que es tu alter-ego, tu némesis... ya sabéis, ese que sería tu mejor amigo de no ser porque lo odias. ¿Dónde está esa gente?. Toda tu vida sabiendo que Sherlock Holmes tenía a Moriarty, Jean Valjean a Jalabert o D'Artagnan al Cardenal Richelieu (al pobre, vaya mala fama le hizo Dumas, con lo cabal que era para su época). Hasta tuvieron que ascender al Diablo para que Cristo tuviera un enemigo en condiciones (no lo digo en serio, al principio era un mensajero de Dios, encargado de revisar las malas obras de la gente, pero tuvieron que ascender su categoría para que estuviera a la altura).

En fin... no estoy sugiriendo que alguien decida hacerse mi enemigo, que tampoco tengo tanto tiempo como para odiar a alguien concienzudamente (odiar es una cosa muy seria y si no te lo vas a tomar en serio no odies, que no haces más que desprestigiar el término) pero jo... te explican una cosa cuando eres un crío, lo lees en los libros, lo ves en los dibujos animados y luego llegas a mayor y descubres que eso no existe. Qué estafa. Te sientes igual de estúpido que cuando te das cuenta de que les han cambiado el nombre a los petit-suisse y que encima los fabrican grandes (cuando uno de sus principales atractivos era precisamente que se acababan en seguida y que ni te daban dos ni cuernos).

Decepciones que te da la vida.

Y con esto, un café con leche y a Franco Corelli (nunca otro) cantando "Ah sì ben mio..." de Il Trovatore... tapronto.

14 commentaires:

LilyMaid a dit…

HAHAHAHAHHAHAHAHAHA HAHAHAHAHAHHAHAHA HAHAHAHAHAHAHHAHA! Snifffs. ¡Qué grande eres!
Yo he descubierto que tampoco odio tanto. Sólo detesto a mucha gente.

Azelaïs de Poitiers a dit…

Qué va, soy pequeñita. Y sí, despreciar es fácil, todo el mundo puede. Pero odiar ya entraña una vida interior más especializada y dirigida, jajajaja.

Ardaleth a dit…

En la diferencia entre odio y desprecio pensamos exactamente igual. Me parece que el odio está más hermanado con la admiración o incluso la envidia.

Con lo cual, se puede decir que no odio mucho tampoco. En el fondo soy una bienqueda impenitente, qué le vamos a hacer. Y lo que me inspiran personajes como Rajoy o Zaplana no sé muy bien donde meterlo. Mmm... que ardan y ya.

Adicionalmente, creo que una de las formas más puras de odio asesino se siente hacia esa gente perfectamente desconocida que en un momento dado te amarga la existencia: el tío petardo de la cola de autobuses que no sabe ni a dónde quiere ir, las abuelas que se desplazan en batería por la acera a dos por hora sin dejarte pasar... creo que si me dijeran 'toma un hacha, extermina cuanto te moleste y nadie te dirá nada' en esos momentos lo haría sin dudar...

Ukyo a dit…

Jo, quiero un hacha con una frasecita como esa de regalo.........

Eleazar a dit…
Ce commentaire a été supprimé par un administrateur du blog.
keleb-dûr a dit…

Pues yo soy un alma cándida que siempre intenta ver el lado bueno de la gente y llevarse bien con todos. Si alguien me cae mal o no me gusta, pueeees sencillamente le esquivo. Pero como en el fondo soy una solitaria, no tengo tampoco muchas oportunidades de relacionarme con gente chunga que me amargue la existencia.....nunca he conocido a nadie que se dedicara a joderme, porque, como he dicho, no profundizo las relaciones que veo que no llegarán a buen puerto.

Ahora, si alguien se pusiera a fastidiarme en serio......pues dos ostias a tiempo y punto, oyes!!! XDDDD (dicho esto con acento de Bilbao y un txikito en la mano) XDDDD

Olatz

Azelaïs de Poitiers a dit…

Anda, Aiol de Lusignan! personaje que me tuvo obsesionada durante años. Qué grande. Ahora miro el post. Muy buena la diplomática.

Y respecto a tí, Keleb-Durcita... lo que te pasa es que eres buena persona, pero eso no es enriquecedor, despreciar está muy bien... te hace sentirte francamente bien y tal, jajajaja. Un día quedamos y te enseño, jeje.

keleb-dûr a dit…

X____DDDDDD

Ulmo Vailimo a dit…

Pues a mi que despreciar me hace sentir despreciable....:S..-.-

Eowyn Zirbêth a dit…

Odio de verdad, no creo que sea ese del fogonazo del momento a las señoras taponaaceras. Odio de verdad es el que nace de la traición, se crece en el dolor y finalmente brota de la necesidad de revancha. Ese sí que es odio del "bueno". Y lo que cuesta sustraerse a, por fin, dedicarle tiempo y cuidados para que de una bonita flor en forma de dolor y destrucción para el enemigo que se lo ha buscado.

Menos mal que una es vaga hasta límites insospechados...

Azelaïs de Poitiers a dit…

Sí, esa es otra. Ya no sólo es no tener enemigos dignos, también es que da una pereza... jajaja

Anonyme a dit…

Excellent, love it! » »

Anonyme a dit…

Cool blog, interesting information... Keep it UP wedding invitations cranes Ambien shop free search engine optimization katanga Web site seo tool Richmond dance Alfa romeo 166 2000 bextra claim wyoming mistress porsche seattle And1 basketball videos Free stationery backgrounds to print State farm insurance claims adjuster ronny blachar link seo software suggest Twin bookcase headboard in classic cherry finish lesbian tribadism dvds Zyrtec cetirizini dihydrochloridum mazda parts online Tranny chick Jenna jameson lesbine Seroquel und borderline Future+ip+over+voice

Anonyme a dit…

Keep up the good work nexium joint pain musle