vendredi, avril 20, 2012

Veynte de avril de MCCXXVI: "No con mis impuestos"

Hagan una sencilla evaluación: miren su nómina (considerando que todavía tengan trabajo, en los tiempos que corren no está muy claro si es un lujazo o un nuevo modelo de esclavitud), observen lo que cobran en bruto y lo que cobran en neto. Es posible que su empresa sea tan amable y cortés como la mía y su nómina incluya un apartado que especifica el coste que suponen para su empresa (el motivo por el que mi empresa pone eso es oscuro... no está muy claro si es una amenaza para que tengamos en cuenta lo caros que les salimos o una súplica para que les ayudemos a salvar la empresa ya que les salimos por un dinero... a mí una u otra me causan el mismo efecto: que les zurzan, hoygan, no es mi empresa y yo hago mi trabajo y me voy a mi casa, ya sólo me faltaba tener que preocuparme por sus cuentas). Si tienen acceso a ese misterioso dato o saben ustedes algo de contabilidad y nóminas (no es mi caso), observarán que la diferencia entre lo que su empresa apoquina y lo que aparece en su cuenta bancaria es bastante impresionante.

Obviamente no estoy diciendo nada que sorprenda a nadie. Todos sabemos que si trabajamos por vía legal, una buena parte de "lo que cobramos" va directamente a la Hacienda estatal, a la Inseguridad Social y a lo de más allá. Todo correcto porque, según se nos ha dicho, ese dinero que no aparece en nuestra cartilla pero sí paga nuestra empresa asegura que tengamos una jubilación, derecho a atención médica, descuento en los medicamentos, derecho a que nuestros hijos tengan una educación adecuada, derecho a... ¿perdón? No sé cómo lo ven ustedes, pero yo sólo veo que a mí cada vez se me retiene más dinero y no se me explica a dónde rayos va a pagar. Se me está reteniendo un dinero pero no se me asegura que vaya a tener una jubilación (de hecho, todo apunta a que no), ni que la Inseguridad Social siga siendo gratuita (¿cuánto falta para que funcionemos con seguros como los yankis?), se me va a cobrar más por mis medicamentos, se me sube el precio de la electricidad y del gas y encima empeoran mis condiciones laborales. Mientras, tengo que ver cómo el rey caza elefantes, los eurodiputados se niegan a que sólo se les abone el viaje en segunda, Bono pague 82.000 euros por un retrato, Patxi López una pasta salvaje por "aprender euskera" y Camps sea declarado inocente de todos sus cargos (y encima parece ser que ahora hay que "restituirle su dignidad"). Y digo yo... ¿somos imbéciles o qué?

A día de hoy, miro mi nómina, hago la resta entre lo que mi empresa paga y lo que yo cobro (con una retención bastante normalita) y pienso que si me pusiera esa cantidad mensualmente en una hucha (no en un banco, no cometan ese error), podría permitirme un seguro médico privado como el que debe de tener Rajoy, un plan de pensiones y hasta un colegio de señoritos para mis hijos si es que alguna vez me puedo permitir tenerlos y creo que me sobraría para hipotecarme y hasta hacer vacaciones como está mandado. Teniendo esto en cuenta, mi pregunta es por qué rayos no cobramos en negro. Si estuviera en mi mano, lo haría a partir de la próxima nómina y si puedo conseguir un trabajo en el que pueda cobrar todo o buena parte de mi sueldo en negro, lo cojo sin pestañear. Y creo que lo haré por beneficio, pero sólo por principios, que estoy harta en deslomarme de lunes a viernes para pagar las vacaciones de la Familia Real y el sueldo del obispo que dice que "la homosexualidad se puede curar".

En cualquier caso... ya lo ven: máxima rentabilidad, mínimo riesgo. Recuerden que, además, si amasan una pequeña fortuna en las Maldivas, no tendrán ningún problema en blanquear ese dinero legalmente por un mísero 10% y un par de palmaditas en la espalda. Todo son ventajas.

Este post va dedicado a Nuria y Edu, para que no se quejen de que escribo demasiado, jajajaja.

Por lo demás... me voy a tomar un austero sencha ahora mismo, con unas onzas de chocolate de lacasitos. ¿Música? Prueben con el Fallen Leaves de Billy Talent. De lo más original que he descubierto en los últimos tiempos.

3 commentaires:

Xabier Huici a dit…

...no te olvides del IVA que también es otro 18% a restar de lo que gana :P

Azelaïs de Poitiers a dit…

Norl, no se me ha olvidado. Lo reservaba por si algún espabilado osaba comentarme que aunque pagara todo por mi cuenta, seguiría beneficiándome de servicios públicos. Pues bien, me parece que, con el IVA que pago, está más que cubierto (y con propina).

Gaueko a dit…

18% por el momento... que parece que le van a dar un par de palmaditas en el trasero para que suba un poco más.
:-[