vendredi, mai 19, 2006

Diezynueve de mayo de mildoscientosdoce: Amneris

Vergüenza me da darme cuenta de los años que hace que no iba a la opera. Ni siquiera recuerdo cuál fue la última, aunque creo que fue "La Walkyria", en Bilbao. En serio que lo creo, jajajajja, no es coña. Además fue una grandísima representación. Algunos de mis cantantes wagnerianos favoritos estaban ahí. Y es que en cuestión de opera Bilbao es mundo aparte. Ríete tú de Pamplona y Zaragoza.

En Zaragoza la cosa está fea. El auditorio es una cosa monísima, todo de madera y con una construcción muy original, pero con un escenario diminuto. Supongo que es por eso por lo que apenas se animan a organizar cosas decentes y por lo que las compañías decentes que andan de gira suelen pasar de largo. Por Dios, si en Pamplona en los gloriosos tiempos del "Gayarre" (R.I.P) venía más gente. No necesariamente buena, por cierto (llegamos a tragarnos a los peores cantantes del mundo, cada vez que me acuerdo de esa vez que vimos "Il Trovatore"...), pero sí frecuente y en el anfiteatro a precio asequible para el estudiante medio (medio arruinado, mejor dicho). Un año de estos tengo que escribir un post sobre las gloriosas tardes del Gayarre para hacerme la pedante, que es algo que a todos nos encanta hacer y yo no soy menos, jajajaja.

En definitiva, se nos presentó la oportunidad en bandeja. Media Zaragoza estaba atestada de carteles anunciando la representación y por una vez en nuestra vida nos movilizamos para algo más que echar un café en el Balmoral o ir a la filmoteca. Vamos, que ahí nos plantamos, sin saber
ni quiénes la representaban. Y nos daba lo mismo, porque íbamos a ir de todas formas... Eso sí, en el último momento alguien (creo que fue la Celebcita) soltó la coña de que nos podía salir Plácido Domingo y pasamos mucho miedo. Pero no fue así. Disfrutamos de un tenor realmente bueno, lo que no es nada fácil de encontrar. Cuando cantó "Celeste Aida" a más de una nos saltaron las lagrimitas. La soprano no estaba mal, y la mezzo, aunque algo corta de voz (lo que también puede achacarse a la acústica del local) tenía una voz preciosa. Y bueno, el hecho de que representar el papel de Amneris siempre le da caché a una. Y es que no sé a quién moños se le ocurrió titular a esa opera Aida, cuando el personaje de Amneris tiene mucha más categoría. Qué grande cuando se mosquea merecidamente con Radames ("Chi ti salva, sciagurato... "que los que pusieron los sobretítulos tradujeron por "desdichado", cuando "desgraciado" suena mucho más contundente, jeje).

Aida no es mi opera favorita, todo sea dicho. No es ni Verdi ni Wagner. Sin embargo tiene cosas más que destacables: las mezclas entre música árabe con otra que tiende casi al gregoriano o la importancia que tiene el arpa (especialmente en la primera escena del acto II...) o las músicas de los ballets (las coreografías dependen del coreógrafo de la compañía y en nuestro caso deberían haberlo asesinado tras lenta tortura... ¡vaya desastre!. A lo tonto es la opera que más veces he visto. Culpa de los que las organizan, por supuesto. Yo sigo prefiriendo las grandes de Wagner ("El Anillo...", "Parsifal", "Lohengrin", "Tristan e Isolda" o "Los Maestros Cantores de Nüremberg"), mi triada favorita de Verdi ("Il Trovatore"-"Rigoletto"-"Un Ballo in Maschera") o alguna de Bellini ("La Sonnambula" o "I Puritani") y Mozart, claro ("La Flauta Mágica" o "Don Giovanni"), pero hay que plegar a lo que te ponen y "Aida" no es precisamente una opción de relleno.

Por lo demás, lo pasamos muy bien, lo que nos hace replantearnos por qué somos tan vagos para hacer cosas que realmente nos gustan a muchos, llevamos demasiado tiempo de vagos vaguísimos. El caso es que últimamente parece que estamos recuperando ganas de hacer cosas y parece que se multiplican. El concierto de Barcelona, la exposición de arte persa, Aida, el ciclo de Bergman en la filmoteca y ahora viene un ciclo de música antigua. Si no nos espabilamos es porque no queremos, así que manos a la obra.

Escuchen ustedes el acto IV de Aida. Amneris contra Radamés en el turno I y Amneris contra los sacerdotes en el II. Metal del bueno. Tómense un granizado de menta o lima mientras. Es necesario. Que maten al Sol, por favor, que sale por el otro lado (es decir, sobre nuestras cabezas).

7 commentaires:

keleb-dûr a dit…

"La walkiria", en Bilbao ¿la viste en el euskalduna? ¿con una escenografía un tanto industrial que mezclaba cosas antiguas con modernas? Es que yo vi esa representación...bueno, el ensayo general. Me gustó mucho. De hecho fui con mi hermana que era la primera ópera a la que asistía (y se mete una de Wagner la tía, directo en vena, 5 horas) XDDD Lo que demuestra que estuvo muy bien.

Amandil a dit…

Lo mejor de Aida, sin ninguna duda, es ul último movimiento del último acto. Cuando Radames y Aida, condenados a morir dentro de la pirámide, esperan su muerte abrazados el uno al otro.

En ese momento las tropas egipcias, leales a Radames, su general victorioso, irrumpen en la pirámide al grito de ¡RADAMES, RADAMES! y salvan al General y a su novia.

Una lagrimilla siempre me cae de la mejilla en ese emotivo momento ¡snif!

Bueno.. es la versión que pretendíamos hacer en la opera Aida cuando fuimos extras... (yo hice de soldado egipcio).

Verdi era un amargado, todas sus óperas acaban mal. ¡cachis!

Azelaïs de Poitiers a dit…

Eh!!! Sí que fue esa! Qué pasada. Me parecieron brutales tanto Brunnhildë como Siegmund. ¡Vaya par! ¿que no?. Bueno, y el resto también fueron grandes.

Y tu hermana vaya jefa, por cierto. Al menos la primera opera que vi yo era "La Traviata", jajajaja. Aunque lo primero que escuché fue "La Walkyria" y lo segundo "El oro del Rhin". En la radio. Yo también me las busco, jajaja.

Y lo del final de Aida... no me convence el que propones, Amandil. En todo caso tenían que haberse liado Radamés y Amneris, qué menos.
Aida demuestra ser bastante idiota apareciendo bajo el templo en cuestión. No te fastidia, Radamés se sacrifica por ella y la tipa viene a suicidarse con él. Itiota, más que itiota. Bastantes más narices hay que tener para seguir viva, como hace Amneris. Por cierto, sigo pensando que Verdi tenía algún lío con la mezzo que cogieron para Aida. Sin lugar a dudas tiene las mejores partes (y las frases finales ya de paso).

Ukyo a dit…

Jo, y no es por ir de alternativo radical... Pero el "último movimiento" me parece con diferencia el más terrible y... y definitivamente inferior a la calidad general del último Acto.

En fin... XD Como dice la conocida frasecilla:
Para gustos, sólo yo tengo razón.

Anonyme a dit…

K


Èl nació siete veces...


K

EL CONCEJO DE LOS BARBILUENGOS ESTÁ REUNIDO

Azelaïs de Poitiers a dit…

Tengo miedo.
¿Quién balrogs eres?

Aldebarán a dit…

Note he visitado en meses y vengo a leer este post. Sí que me das envidia con tu post. Yo sólo he alcanzado a ver las producciones nacionales, que no es por degradarlas, pero la organización sin fines de lucro que las monta se las ve a palitos para hacerlas.
En fin, que me has dado un poco de envidia, pues.

saludos